Revivir las casas de Alvar Aalto

Una obra total

Maison Carré (1959). Bazoches-sur-Guyonne, Francia

En París, el marchante de arte y coleccionista Louis Carré vivía en una casa de Le Corbusier. Pero descartó al arquitecto suizo para su segunda residencia: le preocupaba su lado más duro “de hormigón”. Optó por encargarla a Alvar Aalto, de quien le habían hablado muy bien artistas y amigos comunes. Situada a 40 km al sur de la capital francesa, Carré pidió una casa que fuera “pequeña desde el exterior, pero grande desde el interior”." data-share-imageurl="http://www.magazinedigital.com/sites/default/files/field/image/21_aalto_maisonlouiscarre.png">

Con su “línea orgánica” figura como uno de los arquitectos más influyentes del siglo XX. Fue también prolífico creador de muebles desde la editora Artek, que fundó en 1937 y pervive. Sus piezas hoy entran en las casas como iconos del mejor diseño. El finlandés Alvar Aalto, con su reverencia por la naturaleza y la predilección por la madera, conecta de lleno con las actuales generaciones. Para él la relación entre arquitectura y arte –siempre se reservó tiempo para pintar–, y arte y vida era indisociable. Las tres viviendas unifamiliares que proyectó se pueden visitar o alquilar ocasionalmente.

Una obra total

Maison Carré (1959). Bazoches-sur-Guyonne, Francia

En París, el marchante de arte y coleccionista Louis Carré vivía en una casa de Le Corbusier. Pero descartó al arquitecto suizo para su segunda residencia: le preocupaba su lado más duro “de hormigón”. Optó por encargarla a Alvar Aalto, de quien le habían hablado muy bien artistas y amigos comunes. Situada a 40 km al sur de la capital francesa, Carré pidió una casa que fuera “pequeña desde el exterior, pero grande desde el interior”. El hall de entrada, con distintivo techado curvo de madera y paredes divisorias, podía utilizarse como espacio de exposiciones. Todo el mobiliario, lámparas e incluso las manijas de las puertas se hizo a medida. Realizan tours guiados, visitas privadas y se alquila para celebración de actos. www.maisonlouiscarre.fr

 

Una vivienda solar pionera

Experimental House (1952). Muuratsalo, Finlandia

Aalto edificó la casa de verano para su familia en una de las múltiples islas que conforman el país. Está a la orilla de un lago, en un paraje idílico de bosques de abedules y pinos. Su motivación principal fue experimentar con nuevas soluciones constructivas y con la “calefacción solar”. En el patio, las paredes y los suelos son un collage de tipos de ladrillos y baldosas cerámicas. Aalto veía en el uso de los materiales el punto de partida de los procesos creativos. Y su contacto con la naturaleza actuaba como fuente de inspiración. Se puede visitar con guía y reserva previa. www.alvaraalto.fi/experimentalhouse.htm

 

Pensada para el arte

Villa Mairea (1939). Noormarkku, Finlandia

Está considerada un hito en la historia de las casas unifamiliares, y parte de su éxito recae en los propietarios, que rechazaron una primera propuesta y le pidieron una casa más moderna. Fue encargada por Harry y Maire Gullichen, amigos de Aalto. Él, empresario de la madera. Ella, coleccionista de arte, pintora y cofundadora de Artek. Con forma de U, el ala oeste alojaba la tradicional sauna finlandesa. A la idea original de crear una galería para exhibir los Picasso, Léger y Calder de la pareja, se impuso integrar las obras en paneles situados en la vivienda, con espacios para almacenar la colección. El interiorismo es de Aino Aalto, mujer del arquitecto. Se visita con reserva previa. www.villamairea.fi 

 

Taburete E60
De Alvar Aalto (1934), con la clásica pata en L, en la nueva gama cromática creada por Hella Jongerius. ARTEK