Antes de la manzanilla de sanlúcar

Blanco de Hornillos Sanlúcar de Barrameda. Blanco, 12%. Pvp aproximado: 8,50 €

 

La estampa desde el barrio alto sanluqueño, donde se ubica esta simpática y auténtica bodega familiar, no puede ser más evocadora para los que aman el vino. La desembocadura del Guadalquivir, la marisma y el Coto de Doñana, los tejados árabes y las bodegas históricas, la brisa del mar y del océano, salitre y retama... Se respira el vino y la esencia del jerez, se intuyen las tierras de albariza y bujeos, se siente la cal, los almijares y el albero. El aroma de las botas y la flor biológica se revela prístino, como algo nunca antes sentido y a la vez familiar y reconfortante. Todo se siente en este blanco joven de uva palomino con elegantes hechuras que recuerdan a la manzanilla de Sanlúcar sin la crianza ni el fortificado, pero con la conexión clara y marcada de la viña con el suelo y el clima. Nada es gratuito ni fútil en este pequeño gran vino, austero, encantador y estimulante a la vez, gastronómico, refinado, fresco y sápido, fácil de entender para el que quiere acercarse al duende de los míticos vinos generosos andaluces, como perfecta introducción, y también es una estimulante novedad para el aficionado ya avezado en el encanto de esos vinos únicos. La magia de la manzanilla sin ser manzanilla.