Una princesa alemana en Alsacia

Kientz Winzenberg Riesling Grand Cru 2010. Apellation Alsace Grand Cru Contrôlée Blanco. 12,5%. PVP Aproximado 17 €.

La variedad de uva blanca riesling es una de las más aclamadas a escala mundial, es exuberante, perfumada y, en climas fríos, posee una capacidad de envejecimiento fuera de lo normal; si bien es cierto que su mayor fama procede de los viñedos de Alemania –su país natal–, también se puede encontrar espectaculares expresiones en Alsacia, reino de la uva gewürztraminer y única región francesa donde se autoriza su cultivo. Este es uno de los ejemplos. Hijo de la bodega Kientz –lugar donde la palabra “familia” abarca innumerables dimensiones–, es un 2010 en el que tímidamente comienzan a aparecer en el trasfondo los testigos de hidrocarburos, propios de la sana evolución de la variedad; es el fruto de los viñedos situados a 400 metros de altura, del Grand Cru Winzerberg; es fresco y maduro, despliega jazmines, almendras secas y nueces, siendo como es un franco riesling, sano, limpio y brillante. Se desliza por la boca con una textura elegante, con sus perfectos seis gramos de azúcar por litro logra el excelso equilibrio; es intenso y largo al degustar, se muestra amplio, con una acidez viva, un volumen que alcanza el cielo del paladar y una fragancia que evoca una salina mineralidad. Invita a relamerse y a regocijarse, arranca una sonrisa y una inhalación orgullosa en el pecho, sutil e intenso, sabroso, preciosa princesa riesling alsaciana.