Cultura de club

En los últimos años están proliferando clubs de muy diverso tipo, como si las comunidades de amigos de Facebook y otras redes sociales hubieran comenzado a trasladarse a la vida social. “Uno de los malestares más frecuentes de las relaciones virtuales es la falta de presencia física, lo que está provocando que aparezcan clubs de toda clase para llevar las afinidades al cuerpo a cuerpo”, desvela Francesc Núñez, sociólogo de la Universitat Oberta de Catalunya. Para este experto, la tendencia de crear “espacios de humanidad” irá al alza en el futuro. No obstante, a diferencia de la tradición anglosajona de los siglos XVIII y XIX, “la condición de acceso viene dada por la afición compartida y no tanto por la posición social”, precisa Núñez. Tanto puede tratarse de fumar cannabis, como la práctica del running o el amor a la lectura… Por haberlos, los hay todavía más raros. En Nueva York, por ejemplo, abrió sus puertas el “club de la enfermedad del mes”, en el que todos sus miembros recibían un boletín mensual sobre alguna enfermedad interesante y la debatían en sus reuniones.

The Wild Bunch, un espacio singular en la zona alta de Barcelona

The Wild Bunch thewildbunch.barcelona

En este “lobby de amigos”, según lo define Uri Bueno, su creador, es posible hallar desde un trozo de cemento del viejo estadio de Wembley, hasta un disco incunable de Sarah Vaughan, pasando por uno de los guiones originales de la película La la Land. Se trata de un business club donde conviven socios de diferentes sectores profesionales que a veces se hacen amigos jugando a dardos y montan una start-up.  Más allá del mundo digital, Bueno afirma que su club inspira “una nueva manera de hacer negocios muy antigua”, dice, basada en el contacto personal y “en sentirse parte de algo diferente”. Otros clubs en la misma línea son el también barcelonés Hedges Club, el madrileño Club Matador y el británico 5 Hertford Street.

El club de los altos klub-langer-menschen.de

“¿Le gustaría hablar al nivel de sus ojos? Entonces ha llegado el momento de ingresar en nuestro club”, propone la página web del Klub Langer Menschen (Alemania). Su objetivo es defender las grandes preocupaciones de las mujeres que superan el 1,80 de estatura y de los hombres que rebasan el 1,90. He aquí algunas: encontrar zapatos femeninos de la talla 44 y debatir cuáles son los modelos de automóviles donde cabe cómodamente una persona de dos metros. Centenares de clubs similares de todo el mundo forman parte de Tall Clubs International.

Amigos del número Pi pi314.at

Para ser miembro del Freunde der Zahl Pi alemán hay que aprenderse de memoria los primeros cien números después de la coma y recitarlos armoniosamente, sin cometer errores. Según su web, las características más importantes de Pi son la irracionalidad y la trascendencia. Sin embargo, los integrantes de este club con embajadas en diversos países, que cuenta entre sus miembros a matemáticos y astrónomos, plantean una pregunta que “trasciende todos los horizontes anteriores”(sic): ¿Pi es estético? 

El Club de los Hombres Aburridos dullmensclub.com

Sus miembros tienen pasatiempos tan insólitos como seguir señales de tráfico al azar o fotografiar lápidas. Dull Men´s Club tiene su sede en Winchester (Inglaterra), aunque fue fundado en Nueva York. En la actualidad, cuenta con alrededor de 5.000 socios en todo el mundo. Uno de ellos es Stece Wheeler, un recolector de botellas de leche (tiene más de 20.000, algunas de países como Irán, pese a no gustarle la leche). Otro miembro destacado es Kevin Beresford, también conocido como El Señor de los Anillos, porque su gran afición es fotografiar rotondas. Según explican en su página web, el mayor logro de esta asociación es “permanecer aburrido, pese a las crecientes presiones”. 

Sólo para mujeres almasensai.com 

Cada vez están surgiendo más clubs, gimnasios y hoteles women only, es decir, libres de testosterona. En Londres se ubica The Trouble Club; en Brooklyn desde octubre del 2017 existe New Women Space; en Manhattan, The Wing. El último ejemplo es Barcelonette, un club surgido en enero del 2018 en la Ciudad Condal. Otro espacio para mujeres es Club Alma Sensai (aunque aquí también admiten a “hombres buenos”…), situado junto al Parque del Retiro de Madrid. Además de un lugar de coworking, dispone de un gimnasio y un beauty corner, así como organiza talleres.

Clubs felinos elpassatgedelsgats.com

Tomar un café y relajarse en presencia de gatos ronroneantes es cada vez más habitual en España. En ocasiones, el objetivo final es facilitar la adopción (caso del barcelonés Espai de Gats, de La Gatoteca, madrileña, de Cat Relax en Alicante o de El Passatge dels Gats de València). Otras veces, en cambio, la propuesta se asemeja más a los bares de gatos que nacieron en Taiwan y se expandieron por Japón, donde los clientes toman un café con un minino en el regazo.