'Urban sketching'

Europa y Estados Unidos viven el auge de dibujantes urbanos que retratan las ciudades

Dibujante en una convocatoria de sketchcrawl en la sala Oval del MNAC de Barcelona en la que participaron 130 personas

"En el 2007 me fui a vivir a Seattle y empecé a dibujar a diario para conocerla. Me di cuenta de que si hubiera dibujado mi ciudad, Barcelona, la hubiera apreciado más. Me perdí muchas cosas por no haberlo hecho”, explica Gabi Campanario, ilustrador en el Seattle Times y fundador de Urbansketchers.org (dibujantes urbanos), un movimiento creativo que se propone contar la realidad cotidiana desde el dibujo, celebrar la diversidad de las miradas y compartirlas con los demás.

Campanario empezó a publicar sus dibujos en Flickr, y al cabo de un año tenía 300 seguidores. Después invitó a los dibujantes que más le inspiraban a mostrar la vida cotidiana en el mundo en Urbansketchers.org. Hoy hay más de 100.000 dibujantes urbanos en más de 30 países que muestran sus dibujos en diversas webs y blogs.

Los cuadernos de viaje son una parte de esta experiencia, pero igual que no es necesario ser un gran dibujante ni pretender crear grandes obras, tampoco es imprescindible viajar, basta con tomar apuntes de las experiencias diarias y, eso sí, compartirlos en internet, porque compartir está en el ADN de este movimiento. Otro de los mandamientos de los urban sketchers es dibujar in situ, ser fieles a las escenas que se presencian, documentar el lugar y el momento y ayudarse mutuamente cuando se dibuja en grupo.

Los encuentros para dibujar en grupo se conocen como sketchcrawl y son un buen modo de comenzar. La malagueña Patrizia Torres recomienda “contactar con un grupo local e ir con un boli, una pluma o un rotulador con el que te sientas cómodo y un cuaderno barato”, aunque en el urban sketching hay mucho fetichismo –Lapin sólo dibuja en viejos libros de albarán, que cada día le cuesta más encontrar, y otros se fabrican los suyos–. Swasky explica que es importante un cuaderno porque “así vas formando un archivo que puedes rememorar”, y compara el dibujo con la caligrafía –“cada uno tiene la suya. Se trata de practicar”–. Todos hacen notar que, como la acción de dibujar requiere observar con detalle, recuerdos como el frío, el calor o los olores de un momento pintado también se quedan fijados en la memoria.

Papel, lápiz y decisión. ¿Y la historia? Basta apartar la vista del smartphone y empezar a mirar alrededor.

guíA para iniciarse

Este libro aborda desde principios básicos del dibujo hasta cuestiones específicas de la crónica urbana ilustrada, analiza las técnicas de numerosos diseñadores y artistas y da trucos para adentrarse en el urban sketching. Su autor ha trabajado para Disney. 

Guía completa de técnicas de dibujo urbano. Thomas Thorspecken. Gustavo Gili