El refugio de los dioses

Ubicadas en el confín del mundo conocido, los mismos romanos que construyeron la Torre de Hércules no dudaron en bautizar a las islas Cíes como las islas de los Dioses. Quiénes, sino ellos, iban a habitar en aquellos espacios desgajados del finis terrae. Aunque no sólo las Cíes forman parte de ese espacio mitológico hoy convertido en parque nacional marítimo-terrestre, junto a los pequeños archipiélagos de Ons, Sálvora y Cortegada. Un buen puñado de islas e islotes distribuidos entre las rías de Arousa, Pontevedra y Vigo merecen no una, sino varias visitas.

Su nivel de protección, los vestigios de las diversas civilizaciones que las han habitado, la existencia de una población estable en Ons y las posibilidad de alojarse tanto en las Cíes como en Ons hacen que la visita a este entorno tan rico en historia, fauna y flora resulte tan interesante como fácil, cómodo y hasta económico. Aunque hay que tener en cuenta que entre el 15 de mayo y el 15 de septiembre es necesario tramitar una autorización, tanto para visitar las islas como para acampar en las zonas autorizadas de Cíes y Ons, antes de viajar, por internet o en el centro de visitantes de Vigo.

Los atractivos de la visita son tan variados como las islas. En las Cíes, la playa de Rodas, que conecta las islas de Monteagudo y Do Faro a modo de ismo, fue considerada la mejor playa del mundo en el 2017 por The Guardian. Hay que tener en cuenta, eso sí, que hablamos del Atlántico y las aguas no son precisamente cálidas. Otras playas y calas no le van a la zaga. En Ons, la oferta, amplia, se completa con una playa nudista, la de Melide. Pese a no contar con servicios de alojamiento ni restauración, Sálvora y Cortegada también cuentan con exuberantes arenales.

Imprescindibles para descubrir la historia y la riqueza natural de las islas resultan las múltiples rutas señalizadas por senderos fáciles y agradables. Vale la pena la visita al bosque de laurel de Cortegada, en cuyo archipiélago también se encuentra un bosque de melojo o roble negro. Las aves, omnipresentes, constituyen otro de los atractivos de las islas, con la gaviota patiamarilla y la pardela cenicienta como principales exponentes.

La gastronomía, en las Cíes y especialmente en Ons, también merece una visita detenida.

CÍES Y ONS

Cómo llegar 
Lo más fácil es coger uno de los ferris que durante todo el año conectan Vigo, Bueu, Sanxenxo o Portonovo con las Cíes y Ons. Varias compañías llevan a visitantes a Sálvora o Cortegada desde los puertos de la ría de Arousa. En embarcación de recreo son imprescindibles los permisos de navegación y fondeo.

Qué hacer 
Vale la pena dejarse llevar por las rutas con guía que ofrece la Xunta de Galicia con el parque nacional por las islas.

La propuesta
Pasar unos días de camping en un parque nacional es una oportunidad única, tanto para los amantes de este 
turismo como para los profanos.