Secretos bajo tierra

Londres, París, Nápoles, Roma y Barcelona: cinco propuestas de turismo subterráneo

Debajo de los monumentos y edificios de muchas grandes ciudades, se encuentran imponentes construcciones subterráneas, en algún caso, con muchos siglos de antigüedad. Estos espacios han servido como escondite, lugares de culto, tumbas, refugios de guerra... y hoy son atractivos turísticos llenos de historia y misterio. Aparte de las múltiples leyendas urbanas y, a menudo, actividades ilegales, estos pintorescos lugares acogen recorridos a la luz de las velas, conciertos y otros diversos actos.

Londres. Gabinete de guerra de Churchill
Clive Steps, King Charles St., SW1A 2AQ. horarios de verano: de 9.30 h a 19 h

Durante la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill ordenó construir en el sótano del edificio del Tesoro, en el barrio de Westminster, un refugio subterráneo que sirvió como escondite y centro de reunión, desde donde su gabinete dirigió el curso de la guerra. Una exposición muestra a través de las salas cómo las decisiones tomadas en este refugio cambiaron el curso de la historia, además de un apasionante viaje por la vida de Churchill. 

París. Catacumbas
AVENUE DU COLONEL HENRI ROL-TANGUY, 1. ABIERTO DE MARTES A DOMINGO DE 10 A 20 h. ÚLTIMA ENTRADA A LAS 19 h.

“Arrète! C’ést ici l’émpire de la mort” se puede leer en la entrada principal de este cementerio subterráneo, que consta de 300 kilómetros de túneles construidos en el subsuelo de la ciudad de París. Estos túneles sirvieron como canteras de piedra caliza para la construcción de monumentos, y en 1886, para combatir las epidemias que asolaban la población, se decidió trasladar restos de los cementerios de la ciudad a las catacumbas. Albergan más de seis millones de esqueletos. Aunque sólo puede visitarse un pequeño tramo de las catacumbas, en otras áreas, al parecer, existen catáfilos (aficionados a este lugar) que realizan actividades diversas, pese a que el acceso fuera del tramo visitable esté prohibido.

 

Nápoles. Galleria Borbonica
VICO DEL GROTTONE, 4; VIA MORELLI, 61 o VIA MONTE DI DIO, 14. VIERNES, SÁBADOS, DOMINGOS Y DEMÁS FESTIVOS DESDE LAS 10 h.

A 40 metros bajo las calles del centro napolitano hay un complejo de catacumbas, cisternas y galerías. El más reciente descubrimiento son túneles que sirvieron de escondite de vehículos durante la Segunda Guerra Mundial y allí quedaron olvidados. Este espacio se abrió en el 2010, y el recorrido incluye un pasadizo de escape sin terminar desde el palacio Real. 

Roma. Catacumbas de Domitilla
vIA DELLE SETTE CHIESE, 280. DE MIÉRCOLES A LUNES. DE 9 A 12 h Y DE 14 A 17 h.

En la Roma antigua se construyeron cementerios subterráneos, para enterrar a los cristianos, sobre todo. Algunos espacios fueron decorados con pinturas al fresco y mosaicos. De las cinco catacumbas abiertas al público, son imperdibles las de Domitilla, las más grandes, con 12 kilómetros de longitud y más de 70 frescos recién restaurados. Según los historiadores, se construyeron bajo un terreno de Flavia Domitilla, de la familia imperial y sobrina de Domiciano. 

Barcelona. Refugio 307
INformACiÓN: bcn.cat/museuhistoria

Durante la Guerra Civil los vecinos del barrio del Poble Sec construyeron este refugio para protegerse de los bombardeos que sufrió Barcelona. Este espacio (hay centenares excavados bajo la ciudad, como el de la foto, en el Clot) representa pues un memorial de la lucha de la ciudadanía por la supervivencia. El Museu d’Història de Barcelona organiza este verano en el Refugio 307 una serie de actividades sobre la guerra y visitas guiadas.