Uvas que son paisaje

El vino es una bebida mágica que sabe diferente según el terruño donde ha nacido, porque es el paisaje, que cambia con el clima y las estaciones, el que le da carácter. Un viaje a algunos de los rincones más bellos donde nace esa alquimia. Son lugares especiales gracias a unos cultivos milenarios.

La Geria Lanzarote
Este espacio natural en el centro de Lanzarote está cubierto por lavas de la erupción del Timanfaya en 1730-36. Aquí crece la malvasía en conos de tierra volcánica protegidos del viento por semicírculos de piedra. En el lapilli (o picón), que retiene muy bien la humedad, se plantan también frutales. 


Mosela Renania-Palatinado
El Mosela y su afluente, el Saar, han dado lugar a un paisaje de más de dos mil años donde ya cultivaban los romanos. La ladera de viñedos con la pendiente más acusada del mundo está en Bremmer Calmont, y prácticamente cada curva del Mosela está dominada por un castillo o palacio.


Saint-Émilion Región de Burdeos
Dicen que Saint-Émilion es el pueblo más bonito del mundo. Muy cerca, los viñedos del mítico Cheval Blanc (el vino del final de Entre copas y también el que bebe Anton Ego en Ratatouille) y Château Ausone, los dos únicos actualmente clasificados como premiers grands crus classés A.


Cinque Terre Liguria
Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore son cinco montoncitos de casas multicolores que se asoman a los acantilados entre encinas, olivos y las cepas de uva blanca bosco, vermentino y albarola. Sólo se puede llegar en tren, barco o por senderos que bordean el mar. 


Aigle Valle del Ródano
Estos viñedos que atempera el viento föhn son muy ricos en minerales y dan un vino con sabor a caramelo. Paisaje suizo con un castillo del siglo XII, puentes colgados de los árboles y cepas de pinot noir y gamay.


Ribeira Sacra Galicia
Sigue el curso de los ríos Miño, Sil y Cabe. En las riberas soleadas, la mencía y la godello descienden en bancales tan abruptos que se habla de viticultura heroica. Robles, castaños y abedules complementan la riqueza cromática. Los miradores sobre el cañón del Sil son visita obligada.