Aceite de oliva, un tesoro

Es el oro líquido de España, el producto más exportado fuera de nuestro país. Y es que el aceite de oliva, sobre todo el virgen extra, no sólo es beneficioso para nuestro organismo por los ácidos grasos monoinsaturados y los compuestos antioxidantes que aporta; sino que además es extremadamente valorado por los cocineros de todo el mundo por su aromático sabor.

Basta con un chorrito para alegrar cualquier plato, para ayudar a ligar una receta o para conseguir la mejor fritura, ya que si hay un ingrediente multiusos ese es el aceite. Pero ojo, porque encontrar uno bueno no es tan fácil como puede parecer en un principio, ni siquiera en un mercado como el español, donde se produce el mayor volumen y el de mejor calidad. 

Un macroestudio
de la OCU alerta de que la mitad de las marcas de referencia mienten en el etiquetado pese a los exigentes controles en su producción

Denunciados en múltiples ocasiones por organizaciones de consumidores y usuarios, los fraudes en el aceite están a la orden del día. El último macroestudio de la Organización de Consumidores (OCU) alerta de que la mitad de las marcas de referencia mienten en el etiquetado de este producto pese a los exigentes y rigurosos controles de su producción.

Nosotros mismos nos hemos recorrido España para dar con el aceite perfecto y tras probar muchos hemos de decir que nos quedamos con el que elabora la Cooperativa Sant Isidre de les Borges Blanques en la comarca catalana de Les Garrigues, en la provincia de Lleida. No sabemos por qué, pero es capaz de ligar las salsas mucho más que cualquier otro aportando además un sabor muy especial. Para quienes aún no lo conozcan, este aceite perteneciente al Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Les Garrigues y se elabora con una cuidada selección de aceitunas arbequinas procedentes de árboles centenarios.