La mar de sostenible

Pocas veces compramos pescado pensando en preservar la especie. ¿Qué clases están en peligro de extinción? ¿Qué pescado se puede comer cuando se quiera y qué especies se deben consumir con más moderación? La asociación inglesa Marine Conservation Society (MCS) ofrece Fishonline.org, una guía que permite conocer el estado de conservación de cada especie. Ahora, se puede tener en el móvil con una app (Fishonline, en inglés) que ayuda a ir al mercado con conciencia ecológica.

Luz verde

Merluza. Merluccius merluccius. La pesca de merluza es superior a la recomendable, aunque ha disminuido mucho en los últimos diez años y las reservas han aumentado en los cinco últimos. La especie se encuentra estable.

Sardinas. Sardina pilchardus. No hay regulación formal de la pesca de sardinas, pero se calcula que su población no ha bajado desde los años ochenta. El peligro principal para la especie es la pesca abusiva de ejemplares jóvenes.

Trucha de arroyo. Salvelinus fontinalis. Una de las opciones más sostenibles a la hora de elegir un pescado. La trucha de arroyo se encuentra en un estado seguro de conservación. Muy abundante en el Pirineo, se encuentra en lagos, arroyos y ríos. Incluso está catalogada como especie invasora, pues su origen es norteamericano. Hay que diferenciarla de la trucha común (Salmo trutta), una especie que sí está amenazada.

Otros: boquerones, mejillones, caballa, buey de mar, trucha ártica.

 

Luz ámbar

Dorada. Sparus aurata. Buena parte de la producción de este pescado se genera en acuicultura marina. España es uno de los principales exportadores, junto con Italia, Turquía y Grecia. 

Sepia. Sepia officinalis. A pesar de tener una distribución geográfica elevada, su número se reduce en unas 15.000 toneladas al año.

Bacalao. Gadus morhua. Se debe usar lupa e informarse bien antes de comprar un bacalao. Mientras su conservación parece estable en las zonas del mar Báltico e Islandia, la especie está amenazada en los mares del Reino Unido y de los países escandinavos.

Otros: langostinos, abadejo, trucha común, lenguado, eglefino.

 

Luz roja

Atún. La mayoría de las especies de atún está amenazada en todo el mundo. También el atún rojo (Thunnus thynnus), que es el más conocido en Europa. La popularidad de la comida japonesa y las dimensiones de su economía han influido en ello. También lo ha hecho el atún enlatado, muy popular para acompañar las ensaladas y los bocadillos. Alternativas: trucha ártica, boquerones, sardinas.

Besugo. Pagellus bogaraveo. Una de las especies más amenazadas. Tienen una reproducción lenta porque son hermafroditas. Hace un año, la UE aprobó disminuir su pesca en el golfo de Cádiz un 51%, aunque España votó en contra. Alternativas: lubina, merluza, hamachi japonés.

Rape común. Lophius piscatorius. El pez de las profundidades tiene tanta fealdad como buen sabor. La pesca en exceso ha puesto en peligro una especie que vive muchos años y tarda en madurar y en reproducirse. Alternativas: merluza, perca regia, tilapia del Nilo.

Otros: salmón, almeja, cangrejo de río, anguila, rayas, tiburón.