Flores silvestres

¿Qué es una flor silvestre? La respuesta es sencilla, las flores o plantas silvestres son aquellas que nacen, crecen y se reproducen de forma natural sin la intervención directa del hombre.

En jardinería se conocen como flores silvestres aquellas que crecen de una manera espontánea y que nunca han sido manipuladas para su cultivo, dentro de esta denominación también se pueden englobar los árboles, arbustos, plantas vivaces y flores, autóctonas de una zona. 

Las flores silvestres no sólo aportan color y belleza a los campos, sino que tienen una gran capacidad en sí mismas para reproducirse y así cumplir su ciclo vital. Es por ello que su estructura está concebida para atraer a insectos, aves e incluso a murciélagos para llevar a cabo su polinización. Para su dispersión, algunas semillas pueden viajar muchos kilómetros movidas por el viento o el agua. Porque las plantas silvestres tienen mayor capacidad para adaptarse al medio natural, así como una mayor vitalidad y calidad biológica que las plantas de cultivo al no haber sido modificadas por el hombre para su aprovechamiento.

En general la gran mayoría plantas comestibles, medicinales o las cultivadas tienen su origen en una versión silvestre, a veces extinguida por la destrucción de su hábitat. La mayoría de las plantas que tenemos en nuestros jardines, terrazas o en el interior de casa son descendientes de variedades silvestres manipuladas.