Letargo invernal

Enero es el momento para podar y plantar, aunque también es posible disfrutar de flores en esta época fría y gris.

Enero, con sus días cortos y sus noches frías, es época en que la mayor parte de la naturaleza se encuentra sumergida en un letargo o paro invernal, y que aprovecharemos para hacer en nuestro jardín o terraza una serie de trabajos propios de esta estación. Se pueden iniciar las labores de poda en las especies de hoja caduca. También es momento de empezar a plantar los árboles y arbustos que hayamos escogido para el jardín, ya que ahora es posible hacerlo por estar en paro vegetativo. Entre ellas destacamos los rosales; los frutales como el grosellero, las frambuesas, perales, manzanos y almendros; los árboles frondosos como los chopos, los tilos y, en general, todas aquellas especies arbustivas y leñosas que pierden sus hojas durante esta época. También es momento de disfrutar de algunas flores invernales que tímidamente salen en esta estación tan fría, algunas de ellas a veces poco conocidas, como el eléboro, la campanilla de invierno o la viola de olor, y otras más habituales, como el laurel salvaje, la hortensia de invierno o la caléndula, entre otras, que regalan una nota de color en medio de un paisaje frío y gris.

Otra de las tareas imprescindibles es la prevención de plagas y enfermedades que permanecen en estado de letargo, para evitar los daños que puedan ocasionar cuando despierten de su parada biológica. Se aconseja aplicar a las plantas un fungicida a base de aceite mineral invernal, insecticidas y fungicidas sistémicos, como protección.

En casa, es importante vigilar las plantas de interior, ya que, debido al ambiente seco y a la temperatura de las calefacciones, se secan más rápidamente y han de regarse más a menudo.

Para los que tengan un pequeño huerto, es momento de recolectar acelgas, espinacas, coliflor y la col de repollo