Juguetes para cambiar el chip

Muchos juguetes actuales tienen elementos tecnológicos, pero son especialmente interesantes los que intentan que los jóvenes usuarios se aproximen de forma activa y técnica a un entorno tecnológico que no para de crecer. Parece razonable que los niños y las niñas sean educados para ir más allá del simple papel de usuarios de ordenadores, smartphones y consolas. La aproximación a sistemas sencillos de programación o la construcción de pequeños aparatos, mecanismos y robots están detrás de las propuestas de una nueva generación de juguetes que busca un cambio de chip. Se trata de favorecer el desarrollo de las habilidades técnicas y terminar con la prevención o la distancia que generaciones anteriores han mantenido respecto al tema.

En la línea de pioneros como Lego Mindstorms o Cubelets, Makewonder propone un par de pequeños robots llamados Dash y Dot. Pueden actuar combinados, se controlan mediante una aplicación móvil y pueden programarse para aprender melodías sencillas o hacer movimientos concretos cuando se les ordena, por ejemplo dando una palmada. El proyecto Kano, que presume de ser tan sencillo como el Lego y está basado en Raspberry Pi (un dispositivo de bajo coste con prestaciones de ordenador sencillo), propone un kit educacional para que los jóvenes usuarios monten su propio PC, aprendan rudimentos de programación y pongan en marcha un entorno informático basado en software libre. LittleBits cuenta con una librería de pequeños módulos electrónicos combinables entre sí y que pueden conectarse a internet, para automatizaciones remotas. La firma española BQ ofrece su kit para montar en familia pequeños robots, una tarea con la que, asegura, “los niños potencian su creatividad, la lógica visual y sus habilidades sociales para trabajar en equipo”. Por su parte, GoldieBlox, una firma impulsada por la ingeniera norteamericana Debbie Sterling, busca despertar vocaciones tecnológicas entre las niñas mediante una propuesta que combina unos libros con una protagonista femenina llamada Goldie y diversos kits de construcción de máquinas, en muchos casos dotados con elementos electrónicos o digitales.