Aguas prodigiosas

Hay un manantial célebre, cuyas burbujeantes aguas tienen un sabor ferruginoso (…), purgan el cuerpo, curan las fiebres y disipan las afecciones calculosas”. Esta es una de primeras referencias escritas sobre las bondades de las aguas ferruginosas, de Plinio el Viejo, naturalista romano del siglo I d.C. Los soldados de las legiones romanas utilizaban el agua caliente para tonificar y relajar sus cuerpos después de las largas marchas o los combates. Estas prácticas, trasladadas a la vida cotidiana, dieron origen a los primeros baños públicos de los que se tiene constancia, las termas romanas.

Hoy en día son numerosos los balnearios y lugares naturales en los que se puede disfrutar de las aguas mineromedicinales crece año tras año. Además, muchos de estos spas se encuentran en lugares de gran belleza natural, por lo que son también destinos ideales para unos días de turismo.

 

Pamukkale (Turquía)


“Castillo de algodón” es el significado en turco del nombre de este lugar de la Capadocia con más de una decena de manantiales de los que cada segundo brotan 250 litros de agua. Con el paso del tiempo algunas fuentes se secaron debido a los terremotos, mientras que otras nuevas surgieron en los alrededores. Este fenómeno natural produce gruesas capas blancas de piedra caliza y travertino que bajan en forma de cascadas de media luna por la ladera de la montaña, lo que da la sensación de estar ante una catarata congelada.

Lanjarón (España)


Situado en la Alpujarra, es el mayor balneario de Andalucía. Cuenta con seis manantiales de propiedades y temperaturas distintas. De El Salado brota un agua rica en clorhidratos de sodio y manganeso, a 25°C de temperatura, mientras que las aguas de San Vicente son de mineralización baja, bicarbonatada, con propiedades diuréticas.

Vichy Catalán (España)


Ubicado en la localidad gerundense de Caldes de Malavella, este balneario se ha hecho célebre por su agua con gas, procedente de un manantial que brota en una de las colinas que rodean al pueblo. La lluvia que se ha filtrado al subsuelo se encuentra con una corriente de agua a altas temperaturas y la fusión entre ambas produce una gasificación natural del agua, que además contiene numerosas sales y minerales y es apta para beber.

Baden-Baden (Alemania)


Ya famosa en la antigua Roma, la ciudad alemana tiene numerosos establecimientos cuyas aguas proceden de una docena de pozos que llegan a unos 2.000 metros de profundidad. Cuando afloran a la superficie, su temperatura oscila entre los 55°C y los 69°C. Sus spas son conocidos por las actividades de gimnasia acuática, ya que el agua es más densa de lo habitual y el ejercicio en ella es beneficioso para vértebras, articulaciones, tendones.

Caderzone (Italia)


En esta localidad del norte de Italia son varias las termas que se nutren de la Fonte Sant’Antonio, un manantial de agua ferruginosa que emerge a casi 1.000 metros sobre el nivel del mar. Caderzone combina a la perfección el descanso en estas aguas con las actividades de invierno, como el esquí o el snowboard en los Dolomitas.

Mar Muerto (Jordania e Israel)


Con más de 80 km de longitud y 16 de anchura, este enorme lago no tiene salida para sus aguas, procedentes del río Jordán, que se evacúan únicamente por evaporación. Esto, unido a su situación a 415 metros bajo el nivel del mar, les confiere unas características muy especiales. Contienen diez veces más de sal que cualquier otro mar. El barro de sus orillas es y rico en vitaminas y oligoelementos. 

Secret Lagoon (Islandia)


Esta laguna secreta de Hverahólmi es la más antigua de Islandia, creada en 1891. Una piscina natural, con aguas que se mantienen todo el año en torno a 40°C y cuyo vapor se eleva en el aire creando una sensación mágica que aumenta por su situación en un paraje de excepcional belleza.

Budapest (Hungría)


En la capital húngara se halla el mayor balneario medicinal de Europa, los baños de Széchenyi. De estilo neobarroco, fueron construidos en 1913 según los planos del arquitecto Gyozo Czigler. En ese momento contaba con baños privados y secciones de baños de vapor que separaban a los hombres de las mujeres. El complejo fue ampliado en 1927 y todavía tiene tres piscinas al aire libre en las que es habitual ver a húngaros jugando al ajedrez y 15 piscinas cubiertas.

Vocabulario esencial de la hidroterapia

Sauna: la sauna seca o finlandesa se realiza en un espacio cerrado de madera donde se alcanzan los 80°C o 90°C. 

Sanarium: es una versión suave de la sauna, con temperaturas de 60°C.

Baño de vapor: también llamado baño turco o hammam, tiene propiedades similares a la sauna, aunque en este caso el calor es húmedo.

Caldarium: baño de vapor suave, con una temperatura de 38°C a 40°C y una humedad menor del 50%. 

Piscina de agua fría: se utiliza tras la sauna o el baño de vapor. 

Hidromasaje: el popular jacuzzi es muy útil para relajar la musculatura a través de chorros de aire y agua a diferente presión.

Peludrios: son pequeñas piscinas, una de agua caliente y otra de fría, en la que se realizan baños de pies, de unos diez minutos.