Antídotos contra la cara cansada

El estrés, la fatiga física y mental y la sobredosis de pantallas (y su luz azul HEV) hacen que el espejo devuelva la imagen de un rostro apagado, de tono grisáceo, con los poros visibles y las ojeras. Como desconectar es un lujo que no está al alcance de todos, toca cargar las pilas y revitalizar la piel con un aporte extra de energía que la ayude a estimular la vitalidad de las células, protegerse de las agresiones diarias y aumentar su capacidad de reparación. 

Hiperconectadas. Ordenador, móvil, tableta, televisor… es normal pasar más de seis horas al día mirando una pantalla y la sobreexposición a la luz que desprenden no sólo afecta y cansa a los ojos, también podría favorecer el envejecimiento prematuro de la piel y alterar el sueño (por eso los expertos recomiendan limitar su uso en la habitación y una hora antes de dormir). No hay unanimidad entre los científicos a la hora de determinar sus efectos reales pero cada vez más cosméticos incorporan filtros para mantener esa luz a raya. Los suman a una protección global que incluye los rayos UV, las partículas finas de contaminación –sí, la contaminación también se cuela en casa–, los radicales libres y hasta la calefacción y el aire acondicionado.

Tiempo de especias. Nuevos ingredientes se suman a la vitamina C y el retinol y se apuntan al despertar de la piel. La cúrcuma y el jengibre, por ejemplo, la alimentan y aportan a la cosmética sus reconocidas propiedades bactericidas y antiinflamatorias. La primera, que no hay que confundir con el curry, aunque forma parte de su mezcla, contiene hasta el 3% de curcumina, un principio activo de propiedades terapéuticas.
El jengibre, ya todo un clásico de los perfumes, se presenta ahora encapsulado para penetrar mejor en la piel, aportarle energía y protegerla de agresiones externas como la contaminación y el estrés oxidativo. 

Trucos que funcionan

•No pasarse con el maquillaje porque el exceso sólo acentúa los signos de cansancio. Mejor optar por la transparencia y evitar eyeliners y sombras de ojos oscuras que podrían marcar más las ojeras.
•Corrector bien aplicado. Justo bajo la ojera, poca cantidad, en el tono justo (y no más claro) y bien difuminado. Se puede hacer con los dedos pero queda mejor con brocha.
•Sí a las mascarillas (y parches de ojos). Elegir la que se adapte a las propias necesidades (hidratante, revitalizante, efecto flash…) cerrar los ojos y dejar que actúe. 
•Colorete rosa. Aporta un toque instantáneo de frescura y vitalidad. Sólo un brochazo ligero. 
•Un tentempié sano. Un puñado de frutos secos y frutas como el plátano, la pera y la manzana aportan un subidón de energía.

Hidratante de textura ligera con curcumina para pieles grasas y con acné. 
Inquietud en el Himalaya.
 39 €. Terai. 

Loción Suero Reactivadora con jengibre encapsulado.
Despierta e ilumina la piel.
33,50 €. Kenzoki. 

Roll-on desfatigante
Con agua floral de aciano, cafeína y pigmentos correctores y reflectantes para un efecto iluminador inmediato. Mejor guardarla en la nevera para aplicarla en frío y potenciar su efecto. 
15,49 €. Klorane.

Mascarilla revitalizante.
Con un 89% de ingredientes naturales, con la granada al frente, despierta las pieles cetrinas y apagadas.
13 €. Apivita.  

Crema de noche
Activos hidratantes y anticontaminación para estimular la regeneración de las células y reparar el daño causado por las agresiones externas durante el día. La piel se despierta más fresca y luminosa.
Skin Life Night Recovery, 62 €. Lancaster. 

Multiusos. Durante el día explora sus propiedades hidratantes, calmantes y detoxificantes y se puede usar también en el contorno de ojos. Por la noche, aplicada en una capa gruesa, actúa como mascarilla.
Hydrance Aqua-Gel, 30,80 €. Avène.  

Corrector multifunción. Camufla ojeras, evita que la contaminación se adhiera a la piel y no se acumula en los pliegues. El aplicador dosifica la cantidad justa.
Synchro Skin Self-Refreshing concealer, 38,50 €. Shiseido. 

Contorno de ojos con color. Acción antifatiga y una avanzada fórmula que combina el tratamiento con un tono perfeccionador. Minimiza bolsas, disimula ojeras y contrarresta los efectos de la contaminación y la luz azul.
Diamond Cocoon Sheer Eye, 135 €. Natura Bissé.