Blanca Suárez “Hay que trabajarse el respeto y gestionar los miedos”

Madrileña, de 30 años, Blanca Suárez se dio a conocer en la serie 'El internado', fue candidata al Goya por 'La piel que habito' de Almodóvar y ha trabajado con directores como De la Iglesia y Cuerda. Influyente en el ámbito de la moda, se la relaciona sentimentalmente con Mario Casas. Acaba de rodar la nueva temporada de 'Las chicas del cable'.

¿Qué es lo mejor de su trabajo?
Que cada día es diferente. Y las familias que vas creando por el camino.  En esta película nos hemos juntado cuatro tipas que no tenemos mucho que ver en lo privado y hemos formado piña de ir a tomar copas y de contarnos intimidades. No siempre es así.

Es muy común el error de no pararte a saber más de las personas con las que convives. Crees que los conoces porque son tus hermanos. (...)Y pasan los días sin profundizar”

Interpretan a cuatro hermanas que se llevan fatal. ¿Cómo en las mejores familias?
Hay unas más complicadas que otras. Yo presumo de la mía que es perfecta. Es muy común cometer el error de no pararte a saber más de las personas con las que convives. Crees que los conoces porque son tus hermanos. Piensas que ya tendrás tiempo de profundizar y pasan los días… 

Entre Las chicas del cable de la España de los años 20 y las mujeres de su tiempo de A pesar de todo, ¿Hay un mundo?
Y, en cierto modo, un parpadeo. Las actuales han recibido los frutos de la lucha por la igualdad que iniciaron Las chicas del cable. Este momento hay que asumirlo con serenidad. No se van a lograr las cosas de hoy para mañana. Es una carrera de fondo. Hay que ir construyendo ideas que calen en la gente para que se integren en la vida y no sean solo una moda.

Hace ya más de diez años de El internado…
La frase es escalofriante porque lo siento como si hubiera sido ayer. Me siento muy parecida a entonces: tranquila, dispuesta a disfrutar y a recibir lo que tenga que venir con los brazos abiertos.

Y ya llegaron los 30…
Hice un fiestón para celebrarlo. Hubo un momento en el que me di la vuelta y estaban allí el 99% de las personas que más quiero. Eso no tiene precio. Lo que me ha pasado estos diez años de trabajo ha sido tan potente que me sorprende a mí misma. 

Dentro de 30 años me veo con una familia, porque para mí es muy importante, y espero equilibrarla con lo profesional, que no es nada fácil en nuestro caso” 

¿Cómo se ve dentro de 30 más?
Tendré una familia porque para mí es muy importante. Espero que esté equilibrado lo profesional y lo personal porque no es fácil en nuestro caso. Hay que trabajarse el respeto y gestionar las inseguridades y miedos. Pasamos mucho tiempo fuera de casa trabajando con las emociones. 

¿Cree que conservará a todos esos seguidores que comentan cada cosa que se pone?
Serán muchos más (risas)  Deberían verme ahora, con unas zapatillas bastante cochinas, un vaquero y un jersey. Me gusta la moda como hay gente a la que le gusta la pintura, pero para mí es parte del trabajo. Las redes sociales de las que tanto dependemos crean vidas ficticias que poco tienen que ver con la realidad.