Macarena García "Tengo que tomarme la vida con más filosofía"

Ganar el Goya y el premio a mejor actriz en San Sebastián por 'Blancanieves' convirtió a esta madrileña de 31 años en una de las actrices imprescindibles del país. Ahora rueda la segunda temporada de la serie de época de corte feminista 'La otra mirada'.

¿Cómo vive el momento de reivindicación de lo femenino en que estamos? 
Con cautela. Es un momento positivo; hemos puesto el foco sobre el problema, pero las cifras de violencia machista son escalofriantes. Para acabar con esto, la condena y la educación son las armas más poderosas que tenemos. 

Vivo la reivindicación feminista con cautela. Es un momento positivo, hemos señalado el problema, pero las cifras de violencia machista son escalofriantes

¿Cómo definiría a su generación de actrices?
Por la experiencia con mis compañeras de La otra mirada o A pesar de todo, creo que formamos un grupo muy trabajador, que ve su profesión con humildad y es muy consciente del papel actual de la mujer en nuestra profesión. 

A usted se la rifan, su chico Leiva es número 1 con su disco, su hermano es la mitad más dicharachera de Los Javis, ente creador que, además, da las mejores fiestas privadas de Madrid. ¿Abruma tanto éxito?
Tengo la suerte de que a mi alrededor hay gente con mucho talento que me hace aprender cada día, pero, de cerca, todo se ve más relativo. Y detrás de lo que parece frívolo hay mucho sacrificio. Dicho esto, sí; son las mejores fiestas porque acude gente muy interesante y divertida.

¿Cree que gran parte de su éxito radica en que elige bien?
Como todos, tengo mis resbalones. Sé que he tenido mucha suerte pero dedico tiempo a tomar mis decisiones. Lo pienso bien. De algunas cosas, de Blancanieves, La Llamada o La otra mirada me siento muy orgullosa.

“He sido bastante dramática, con altibajos emocionales. (...) Ahora noto un cambio interno como si ya fuese hora de tomar decisiones importantes” 

Su personaje en A pesar de todo hace tríos…
Igual en materia de gimnasia sexual andamos ya raspando el aprobado. No en cuanto al respeto a las opciones LGTBI: aunque se avanza, queda un mundo por hacer. En muchos lugares ni han empezado. Tremendo.

A sus 31 años, sigue pareciendo más joven. ¿Cómo se siente?
Pasa la vida y creo que hay algo de mí que está más asentado. Siempre he sido bastante dramática y he tenido muchos altibajos emocionales. Tengo que tomarme la vida con más filosofía. Pero sí noto un cambio interno como si hubiese llegado el momento de tomar decisiones importantes.

¿Y dentro de otros 30?
Ojalá esté en paz conmigo. Me imagino con una familia y disfrutando de mi profesión pero igual soy ceramista, que me encanta. No lo pienso mucho, la verdad.