El último día de mi vida. Juanes "La imagen que tenemos de Dios la ha creado el hombre"

De pequeño empezó con el acordeón, luego pasó a la guitarra. Cantaba en el colegio y en casa, pero no estudió música. Empezó Ingeniería mecánica y casi enloqueció. Luego Diseño industrial, carrera que terminó pero no ejerció. Se lio la manta a la cabeza para cumplir su sueño y ser músico y se fue a Estados Unidos, sin saber inglés y con 4.000 dólares en el bolsillo. Primero Miami, Los Ángeles después. Juan Esteban Aristazábal Vázquez (Carolina del Príncipe, Colombia, 1972) vivió en la ciudad californiana los tres años más duros de su vida. Pasó hambre, pero tenía un sueño. Se cruzó en su camino un productor argentino, firmó por una discográfica y “cambió mi vida”. Juanes, el solista con mayor número de premios Latin Grammy en su haber, le canta al amor, como en su último tema, La Plata: “Si yo te quiero con el alma/Si yo te quiero hasta los huesos/Mi corazón no es sólo tuyo/Pero por hoy yo te lo presto”. ¿Cómo quiere Juanes?

–Quiero intensamente y sin prejuicios. Creo que es la única manera de querer, uno no puede querer a medias. Uno entrega todo el corazón o no lo entrega, es mi manera de vivir la vida y de vivir el amor. 

En Pa Dentro, el tema que acompaña a La Plata, homenajea a Medellín y lo que significa la música popular colombiana, y a la mujer. “En Latinoamerica y en el mundo es muy difícil y complejo ser mujer”, argumenta. Amor, amor, amor. “Trato de hablar de él como la necesidad más importante que existe sobre el universo. El amor es la única misión que tenemos que aprender en este viaje, en esta vida”, explica. Para curar el desamor receta quererse a sí mismo, aunque si el amor es verdadero, añade, es eterno.

Mucho amor hay en casa de los Aristazábal Vázquez. Hace 26 años Luci dio a luz a Mariana. Una complicación en el parto mantiene en cama desde entonces en estado vegetativo a la hermana de Juanes. Su madre la cuida en casa. 

–Ha marcado de manera muy fuerte a toda mi familia. No nos preguntamos por qué nos ha pasado esto a nosotros, sino para qué... Escuchamos todo el tiempo que la salud es lo más importante que tenemos, pero muchas veces lo damos por hecho. Y sentimos que despertarnos por la mañana y respirar es algo normal. Cada vez que voy a casa de mi madre y veo a mi hermana me entristezco pero también doy gracias por estar bien. Ahora damos mucho más valor a la vida, a la familia, a decirle a la gente que la quieres.

Ha tenido dos experiencias en las que creía que iba a morir. Una de adolescente, en el autobús del colegio. Perdió los frenos y pensó que se iba a estrellar. Sintió mucho frío. Otra cuando volaba en un avión que tuvo un fallo mecánico “y durante diez minutos pensé que era el final”. Y también sintió frío, mucho frío en todo su cuerpo.

No le tiene miedo a la muerte pero sí a la manera en cómo puede llegar. “¡Ójala me pille desprevenido y sea el último!”, pide. Cree que hay algo más allá para que “el alma o esa energía que tenemos se conecte con una matriz, con algo muy grande que está en el planeta Tierra u otra galaxia”. Y también cree que se puede estar muerto en vida, “algo que puede ocurrir si no eres feliz, no haces lo que te gusta, estás frustrado, deprimido o no eres capaz de salir adelante, cuando estás aburrido con la persona con quien estás, no estás contento con tu trabajo...”.

Invita a vivir la vida intensamente, luchando por tratar de hacer realidad los sueños que uno tiene, como hizo él, “pero como un proceso, no como una meta, porque siempre que llegas te das cuenta de que ahí no está la felicidad”. Y concluye: “Hay que respirar profundo, escuchar tu respiración y tratar de ser consciente de que estás vivo”.

La vida, remata, es sagrada. 


1. Si supiera que mañana es el último día de su vida, ¿qué haría?, ¿cómo lo pasaría?
Lo pasaría con mis hijos, esposa, familia y amigos. Haría una fiesta tremenda y si es posible cantaría canciones alegres, ballenatos, canciones que me recordaran a mi infancia, a mis padres. Pero sería algo alegre.

2. ¿Qué le hubiera gustado hacer y ya no podrá porque no tendrá tiempo?
Estudiar música, filosofía, derecho, ciencias políticas, arte.

3. ¿Qué aconsejaría a los que se quedan?
Reconocerse cuando se miren al espejo. Viajar mucho más livianos. Poner los valores en primer lugar y no preocuparse por las otras cosas superficiales. Dejar de mirar un poco el teléfono, las redes sociales y mirarse a los ojos con las otras personas.

4. ¿Cómo diría que fue su vida?
Maravillosa. Creo que ha sido mucho más de lo que yo pude imaginarme en algún momento. Ha habido momentos maravillosos y momentos muy difíciles. Creo que de eso se trata en la vida. La verdad es que estoy muy agradecido.

5. ¿De qué está más orgulloso?
De mis tres hijos, de haber seguido a mi corazón buscando mis sueños a través de la música y de haber logrado lo que he conseguido hasta hoy. 

6. ¿Se arrepiente de algo?
No, porque a través de los errores he crecido como persona. Creo que soy mejor ser humano, mejor músico, padre de familia y mejor amigo porque he aprendido de los errores, que me han enseñado. A veces hay que equivocarse para poder rectificar y ser mejor.

7. ¿El mejor recuerdo de su vida?
Hay varios momentos, pero yo diría que cuando nacieron mis hijos. Son días muy iluminados, que tengo en mi mente porque es una sensación muy extraña. Estás en la zona de parto y de un momento a otro aparece tu hijo… Son momentos bastante iluminados para mí.

8. ¿Cuál sería el menú de su última cena?
Patatas fritas con hamburguesa… Todo lo malo, yo creo.

9. ¿Se iría a dormir?
No creo, me quedaría de fiesta.

10. ¿Cuál sería su epitafio?
Dios creo al hombre pero la imagen que tenemos de Dios fue creada por el hombre