Ciudades con poder

Las ciudades más dinámicas del 2025 estarán en Oriente. Las occidentales pierden terreno y peso en el PIB mundial. Y la mayoría de estas grandes ciudades estarán sólo en un país: China. Así consta en un informe elaborado por McKinsey Global Institute.

Intersección viaria y skyline de Shanghai. FOTO: GETTY

Asia dominó el mundo durante muchos años, pero desde mediados del siglo XIX quedó subordinada a Occidente y Japón. Zhongguo, nombre tradicional de China, que significa Reino del Centro, se encerró en sí ­misma y cerró sus puertos a todo lo que llegara por mar. Así ­estalló la denominada primera guerra del Opio entre el Reino Unido e Irlanda y la dinastía Qing, una monarquía despótica. La China anquilosada y feudal era obligada a firmar con el Reino Unido el tratado de Nankin (1842), por el que perdía Hong Kong, abría sus puertos más importantes al comercio con Occidente y concedía a los británicos el derecho a arrendar tierras y construirse casas, las llamadas concesiones extranjeras, territorios en las principales ciudades de la costa y en Pekín sobre los que China carecía de jurisdicción. Dos siglos después, Asia recupera el esplendor perdido con China ocupando el centro del escenario. Y lo hace de la mano de sus ciudades, que ganan poder, como lo hacen también otras del hemisferio Sur, a costa de las de Occidente.

Shanghai
carecía de rascacielos en 1980. Hoy tiene muchos más que Nueva York. FOTO: gETTY








 

“Más que nunca importan las ciudades. Sólo 600 centros urbanos generan hoy el 60% del PIB mundial”, han escrito Richard Dobbs, director del McKinsey Global Institute, y Jaana Remes, investigadora del mismo centro. Ni el número de ciudades ni su impacto en el PIB mundial variarán en el año 2025. Lo que cambiará serán los miembros de este club de élite. Un 25% de las occidentales desaparecerán, y su lugar será ocupado por 93 ciudades del mundo en desarrollo. De ellas, 72 estarán en China, según recoge el informe The Most Dynamic Cities of 2025, elaborado por McKinsey Global Institute a partir de su Cityscope, una base de datos que monitoriza 2.650 ciudades. Unos 2.000 millones de personas, el 25% de la población mundial, vivirá en las 600 ciudades o áreas metropolitanas económicamente más dinámicas del mundo, que aportarán al PIB casi 47 billones de euros (cerca del 60%) en el 2025. Y el 40% de las seiscientas ciudades estarán en un solo país: China, subrayan Dobbs y Remes.

São Paulo
Esta ciudad brasileña, con casi 21 millones de habitantes, ocupa el cuarto lugar en el ranking de las ciudades que más aportarán al PIB mundial entre el 2010 y el 2025. FOTO: GETTY





 

En la lista habrá dentro de once años ciudades que suenan a todo el mundo, como Shanghai, Pekín, São Paulo, Nueva York, Tokio, Londres o Houston. Pero habrá otras que sorprenderán a sus propios conciudadanos, como Wuhan o Shantou (China), Barranquilla (Colombia), Surat (India) o Port Harcourt (Nigeria), por citar algunos ejemplos. Wuhan, que está por delante de Los Ángeles, Londres o Houston en el ranking de las 25 ciudades con mayor crecimiento del PIB (ver cuadro), luce orgullosa sus poderes en su website oficial: “…una moderna metrópoli con posibilidades ilimitadas, en el corazón de China”. Los analistas del McKinsey Global Institute señalan que está previsto que aporte diez veces más al crecimiento del PIB mundial que Auckland, aunque ironizan a renglón seguido que esta ciudad de Nueva Zelanda seguro que tiene más diplomáticos acreditados que Wuhan, si es que la capital de la provincia de Hubei tiene alguno.

Cantón
Es una metrópoli de la zona costera del sur de China. Capital de la provincia de Cantón, fue una de las primeras ciudades en beneficiarse de las reformas emprendidas a partir de 1978. FOTO: GETTY




 

Situada en las costas del mar de China Meridional, Shantou fue una importante ciudad en la historia china del siglo XIX, al ser uno de los principales puertos de comercio y contacto con las culturas occidentales. Lo perdió con las guerras del opio y el ocaso del Reino del Centro. Hoy acoge industrias químicas, electrónicas, farmacéuticas y petroquímicas, entre otras, y es uno de los mayores centros de producción de aluminio del país. Shantou tiene relaciones económicas con 165 países, y más de 50 multinacionales tienen inversiones en la ciudad. Barranquilla es el puerto de Colombia hacia Estados Unidos, México, Venezuela y los demás países de la cuenca del Caribe, y de su dinamismo puede dar fe la creación, en 1911, de la primera línea comercial del continente y la segunda del mundo, Scadta, convertida años más tarde en Avianca. Surat, al oeste de India, es conocida por ser el centro mundial de los diamantes y por ser la ciudad de la seda. Situada en el delta del río Níger, Port Harcourt acoge la refinería de petróleo más importante de Nigeria.

Chongqing
Famosa por la presa de las Tres Gargantas, inaugurada en el 2009, hoy presume de su parque industrial de grafeno, capaz de fabricar millones de películas de este material. FOTO: GETTY




 

Y si hay riqueza hay consumo. En las 600 ciudades más dinámicas del mundo habrá 745 millones de hogares con un PIB per cápita promedio de 23.000 euros. De ellos, 520 millones estarán en el mundo en vías de desarrollo y tendrán un PIB cercano a los 15.000 euros. Se estima que 500 millones de personas se incorporarán a la sociedad de consumidores en estas 600 ciudades. El 60% de ellos, de acuerdo con los análisis del McKinsey Global Institute, estarán en 440 ciudades emergentes. En el 2025, los consumidores urbanos de estas 600 ciudades estarán dispuestos a inyectar en la economía unos 12,7 billones de euros en gastos de consumo adicionales en la economía. En China, por ejemplo, el gasto en cenar fuera de casa empieza a despegar en los ingresos anuales de alrededor de 2.200 euros por hogar. Aquellos que ingresan en torno a los 6.600 están en una firme y ascendente trayectoria.

Singapur
Decidió dejar de ser un puerto colonial y, en 1961, se centró en crear un entorno empresarial. Hoy acoge a empresas con ingresos de unos 464.000 millones de euros. foto: getty





 

Y si hay consumo, las grandes compañías lo buscan y otras nuevas nacen para dar satisfacción a las necesidades de sus posibles clientes. El informe del McKinsey Global Institute señala que hay unas 8.000 empresas en el mundo que tienen unos ingresos iguales o superiores a los 732.000 millones de euros y que tres de cada cuatro están actualmente en los países desarrollados. Los analistas de McKinsey esperan que a estas se les añadan otras 7.000 en el 2025 y que siete de cada diez de ellas estén en regiones emergentes.

“Así como las compañías japonesas y surcoreanas fueron formidables competidoras en la última mitad del siglo pasado, nuevos protagonistas de los mercados emergentes, como el gigante de las telecomunicaciones chino Huawei, el fabricante de aviones brasileño Embraer y el conglomerado industrial indio Aditya Birla Group están fortaleciendo su presencia en los mercados, y otras muchas les seguirán. En el 2025 –vaticinan–, algunos de los líderes globales en muchas industrias serán compañías de las que no hemos oído hablar, y muchas es probable que tengan su sede en ciudades que no sabríamos señalar en el mapa”.

Port Harcourt
Ciudad ubicada en el delta del Níger, en Nigeria. Desde que se descubrió petróleo en 1956, Port Harcourt se ha convertido en la principal refinería del país y una de sus áreas más dinámicas







 

Así, y a pesar del dominio de Pekín, sede de los cuarteles generales de 116 grandes empresas, hay otras ciudades chinas que acogen a grupos de compañías en las que la concentración de talento y servicios se autorrefuerzan. Es el caso de Hangzhou, descrita por Marco Polo como la ciudad más refinada y lujosa del mundo, que acoge las sedes centrales de 22 grandes compañías de diversos sectores, entre ellas la farmacéutica Huadong Medicine y la manufacturera Hangzhou Steam Turbine. Shenzhen, una ciudad situada al sur de la provincia de Cantón, es una gran área urbana que está creciendo rápidamente y acoge 27 grandes compañías, como Huawei Tech­no­lo­gies y Ping An, la aseguradora más grande del país. Ambas están en el ranking de las 25 ciudades del mundo con mayor crecimiento del PIB entre el 2010 y el 2025.

También figura en ese ranking Chongqing, que fue en 1938 la capital de la República China y ha ocupado un lugar preeminente con la construcción de la presa de las Tres Gargantas. Esta ciudad, que ostenta el privilegio de ser, junto a Pekín, Shanghai y Tianjin, una de las cuatro municipalidades del gigante asiático con el estatuto equiparable al de las provincias chinas, inauguraba el pasado 25 de diciembre el Parque Industrial del Grafeno, material que revolucionará la industria de las nuevas tecnologías y la vida cotidiana. Este parque será capaz de producir decenas de millones de películas de grafeno, producto que será utilizado en la fabricación de teléfonos móviles celulares y de pantallas táctiles de ordenador.

Surat
Esta ciudad india pasa por ser el centro de los diamantes del mundo, y son reconocidas también sus sedas. Registró una tasa de crecimiento del PIB anual del 11,5% entre el 2001 y el 2008. FOTO: BLOOMBERG

 

China, además de ser el banquero del mundo, se ha convertido en un motor de crecimiento, y sus compañías comienzan a extenderse allende de sus fronteras. Lo hicieron, por ejemplo, en el puerto de Barcelona, donde Hutchinson Port Holding tiene en concesión el muelle de El Prat y comprometida una inversión de 500 millones de euros. Algo similar ocurría en mayo del año pasado en Londres, donde su alcalde, Boris Johnson, anunciaba un acuerdo para transformar el Royal Albert Dock en el próximo distrito financiero de la ciudad, puerta de entrada para las empresas de China y el resto de Asia en busca de establecer la sede en Europa. No hace mucho que The Economist recordaba a Benjamin Disraeli, quien decía que una gran ciudad deja una idea, un concepto en la memoria del hombre. Roma representa la conquista, la fe se cierne sobre las torres de Jerusalén, y Atenas representa la calidad del mundo antiguo, el arte. Construyendo sus ciudades, añadía el semanario, las autoridades chinas tienen un objetivo: crecer y crecer. Y, como se ve, no sólo en casa.

Tianjin
Paso estratégico entre Pekín y el mar, es una importante vía de comunicación marítima para unas diez provincias y ciudades del norte de China. Su puerto comunica con más de 170 países. foto: Bloomberg



 

¿Pero cuáles son las características comunes para lograr que una ciudad triunfe? ¿Qué ingredientes comparten las 600 ciudades más dinámicas del mundo que figuran en el informe del McKinsey Global Institute? Los investigadores de este instituto señalan tres:

1. Han de adoptar un enfoque estratégico, planificar el cambio, lograr un crecimiento inteligente y sostenible, o lo que es lo mismo, tener una mentalidad ecológica e insistir en que es una oportunidad para todos los ciudadanos.

2. Hacer más con menos. Evaluar y gestionar los gastos rigurosamente y realizar las inversiones con transparencia y responsabilidad. También se han de explorar posibles alianzas y apostar por la tecnología.

3. Obtener el máximo de apoyos para el cambio forjando un consenso entre las partes afectadas y realizarlo con un equipo altamente cualificado.

Singapur es el paradigma del cambio. Ha pasado de ser un puerto colonial a ser una gran ciudad reconocida internacionalmente en unas pocas décadas. ¿Cómo lo ha hecho? Se centró en la creación de un entorno empresarial atractivo y proactivo en la captación de inversiones, esfuerzos encabezados por la Junta de Desarrollo Económico (JDE), establecida en 1961. Este organismo identificó las áreas de fortaleza y de debilidad de la ciudad y diseñó el plan de prioridades industriales. La JDE ha construido una organización muy efectiva focalizada en el cliente, una cultura altamente cualificada y establecido 19 oficinas en el extranjero. Hoy, una amplia gama de filiales extranjeras con un ingreso total de unos 464.000 millones de euros tienen su base en Singapur y hacen de ella el lugar elegido por las multinacionales en países emergentes de Asia. Esto incluye el cuartel general regional de petroleras como Exxon y Shell, el fabricante de coches Toyota y las empresas líderes en diversos sectores como Pfizer, PayPal y Philips Electronics

Al convertirse en un centro internacional de negocios, el éxito de Singapur ha estado acompañado por un fuerte crecimiento del PIB real que promedió un 8% entre los años 1960 y 2012. Singapur tiene hoy el cuarto PIB per cápita más alto del mundo.

El ranking de Madrid y Barcelona
Unas ochenta de la 8.000 multinacionales o grandes empresas que están incluidas en la base de datos del MGI Companyscope tienen su sede en España. Casi el 80% de ellas están localizadas en Madrid (55%) y Barcelona (aproximadamente el 25%). Estas dos ciudades acogen también a más del 85% del medio centenar de filiales de compañías extranjeras instaladas en España. Barcelona ocupa el puesto 219 con respecto al crecimiento del PIB en el periodo 2010/2025, y Madrid, el 272 en la lista de las 600 ciudades o áreas metropolitanas.