El gran archivo de la depresión

Fotografiar para documentar. Documentar para informar. Informar para concienciar. Concienciar para influir. Influir para recaudar fondos. Recaudar para hacer políticas de ayudas. La Universidad de Yale reúne ahora 170.000 fotografías realizadas desde 1935 hasta 1945 sobre la gran depresión de Estados Unidos en la plataforma digital Photogrammar.

Estudiantes de la escuela dominical cantan antes de la ceremonia religiosa. Ejercito de Salvación en San Francisco, California. 1939, Dorothea Lange

Cuando se atraviesa una crisis económica aparece gran cantidad de números rojos. Comienza a preocupar cómo amanece la bolsa de valores o se intenta comprender palabras como la prima de riesgo, y preocupa el valor del petróleo. Pero, irremediablemente, en cada recesión siempre se busca en los cajones de la historia información sobre el crac del 29 y la Gran Depresión, que es la referencia para todos los expertos.

Durante esa crisis, la situación económica de Estados Unidos empeoró sobre todo en las zonas rurales. Franklin D. Roosevelt, presidente en la Casa Blanca, inició un programa de ayuda a los campesinos y los granjeros empobrecidos por la industrialización y la sequía. Creó la Farm Security Administration-Office of War Information (FSA-OWI), un organismo gubernamental encargado de enviar ayuda a este sector desfavorecido. Para poder conocer mejor la situación, se destinó la tarea de registrarlo a un grupo de fotógrafos. Fue la mirada de grandes como Dorothea Lange, Walker Evans o Carl Mydans, que viajaron durante una década recopilando instantáneas de pobreza y desigualdad a lo largo y ancho del país. El objetivo era informar a los habitantes de las grandes ciudades industrializadas por medio de la prensa y de esta manera conseguir apoyo y financiación política por medio de las fotografías. Un ejemplo del poder de la prensa y la fotografía. Los documentos de los reporteros gráficos tenían un propósito político loable, que no era otro que evitar una ruptura demócrata por la frágil unión que había entonces entre los pueblos y las grandes ciudades estadounidenses.

La web incluye un mapa interactivo que puede ser clasificado por condados o por puntos que representan a los fotógrafos

Gracias al desarrollo tecnológico, este magnífico archivo fotográfico, uno de los más extensos y valiosos en la historia de la fotografía documental, ha sido digitalizado por la Biblioteca del Congreso (Library of Congress) en Washington, y se puede ver estos negativos en la web, pero la extensión del archivo complicaba su consulta. Por suerte, un grupo formado por investigadores, expertos en mapas y en humanidades de la Universidad de Yale ha creado una web donde se puede acceder a esta colección de imágenes de incalculable valor con un solo clic.

Así nace Photogrammar, un portal con 170.000 fotografías que permite descubrir de manera sencilla la historia de la Gran Depresión de Estados Unidos de 1929. La web se compone de un mapa interactivo que puede ser clasificado por condados o por puntos que representan a los fotógrafos, y ofrece la posibilidad de ver los kilómetros que recorrió cámara en mano cada uno de ellos. También se puede delimitar la búsqueda por años. Y ese apartado de búsqueda permite igualmente encontrar las fotografías introduciendo palabras clave, el nombre del fotógrafo, el lote al que pertenecen las imágenes, el estado, la ciudad o el año en que fueron realizadas.

A pesar de que el mapa es la joya de la corona, hay una sección fascinante e innovadora que se encuentra en el apartado Labs, o laboratorio. Ahí se presentan otras formas de interpretar y organizar los datos del FSA-OWI por medio de infográficos interactivos, y se está trabajando en la clasificación de las imágenes por medio de un diagrama de Venn.

Se puede pasar horas buceando en el archivo, descubriendo las secuelas de aquella crisis del 29 gracias a unas fotografías que en su momento fueron armas políticas y hoy se han convertido en un documento indispensable para comprender la historia de un país a través de la mirada de los mejores reporteros gráficos.

SE PUEDE CONSULTAR: Photogrammar.yale.edu