Hollywood abre la era post Weinstein

Actores y directores opinan sobre el escándalo de abusos sexuales que ha sacudido Hollywood, a raíz de las acusaciones al todopoderoso productor Harvey Weinstein.Unos entonan el mea culpa y otros llaman a erradicar estas actitudes, aunque también hay un temor a que se aproveche el escándalo para una caza de brujas.

Es una época extraña la que se vive estos días en la meca del cine. Una gran estrella con una carrera marcada por los premios cae del pedestal en horas, un estudio con un romance eterno con el Oscar se derrumba en semanas y una película prometedora es archivada de un día para otro tras la publicación de revelaciones comprometedoras contra su director. Las estrellas prefieren evitar las alfombras rojas para no tener que hacer declaraciones sobre lo que está ocurriendo y no pasa un día sin que se conozca un nuevo caso de acoso sexual.

Lo que está siendo celebrado como una revolución que puede acabar de una vez y para siempre con el abuso de poder por los hombres que gobiernan Hollywood y se han aprovechado desde los inicios de la industria del cine de su capacidad para abrir las puertas del reino, ha adquirido vida propia y nadie sabe en lo que puede terminar. 

Dueño de una reputación intachable tanto en su vida privada como profesional, Denzel Washington no duda a la hora de lanzar una advertencia sobre el peligro que encierra la situación actual: “Todo lo que está en las sombras saldrá a la luz, inevitablemente. Pero no hay que olvidar que existe un espíritu de malevolencia en el mundo en el que vivimos. La gente tiene la posibilidad de esconderse en sus casas, comentar y decir cualquier cosa. Cada vez estamos más divididos, somos más divisivos, estamos más polarizados y nos enojamos más. La verdad es que todos hemos sido bendecidos por el libre albedrío. Eso es lo que nos diferencia de los animales. Nosotros tenemos libre albedrío y ellos no. Pero vivimos en una etapa en la que con la proliferación y la aceleración de la información, eso que nos distingue puede salirse de control”.

Woody Allen, a quien persiguen desde hace años las acusaciones de abuso de su hija adoptiva, Dylan Farrow y la polémica sobre su relación con Soon-Yi, se ha sumado a quienes alertan contra los riesgos de la situación actual: “Uno espera que lo que está pasando sirva para que las cosas mejoren en la industria, de la misma manera que ansía que la masacre de Las Vegas pueda llevar a que exista un mayor control de armas en Estados Unidos. Yo creo que las acusaciones de acoso tienen más posibilidades de resultar en consecuencias positivas. Pero lo que no queremos es que esto se transforme en una caza de brujas, una atmósfera como la que se creó en Salem, donde cada hombre que trabaja en una oficina y le guiña el ojo a una mujer tiene que llamar a su abogado para que le defienda”.

“Todo lo que está en las sombras saldrá a la luz. pero no hay que olvidar que existe un espíritu de malevolencia en el mundo en que vivimos”, advierte Denzel Washington

Y quien en medio de la crisis se convirtió en blanco, pero parece haber salido airoso de sus cinco minutos en el banquillo de los acusados, Ben Affleck, reflexiona sobre lo que deben de estar pensando quienes hasta ahora han logrado ocultar sus secretos: “En este momento debe de haber una cierta dosis de terror en los corazones de los acosadores sexuales, conscientes de que sus acciones pueden ser expuestas en cualquier momento. En mi caso, tengo que continuar el proceso de evaluar mi comportamiento y de tratar de mejorarlo, lo que incluye admitir que me he equivocado y tratar de ser la mejor versión de mi mismo que pueda, por mi familia, por mis hijos y por mis compañeros de reparto”.

Según el actor, que promociona La Liga de la Justicia, lo mejor que puede pasar a partir del clima generado en Hollywood es que haya dos consecuencias directas: “Por un lado, tenemos que plantearnos cómo resolvemos esta situación a escala global y en todas las industrias, porque esto va mucho más allá de Hollywood. Tenemos que terminar con este sistema que ha permitido que existan estas dinámicas de poder en donde son los hombres los que lo tienen y se aprovechan de él. Pero luego todos tenemos que asumir nuestra responsabilidad individual, revisar nuestro comportamiento y prestar atención a como tratamos a los demás”, dice. Affleck pidió públicamente disculpas por haber toqueteado los pechos a periodistas y compañeras de reparto. 

UNA VIEJA TRADICIÓN
Si se busca una prueba de que ninguno de los casos que han sido denunciados en los últimos meses es una gran sorpresa para quienes trabajan en la industria, basta con revisar un episodio de Padre de familia, la serie animada creada por Seth McFarlane, emitido en la cuarta temporada, en el 2005, en el que Stewie, el bebé, pide ayuda diciendo que se ha escapado del sótano de Kevin Spacey, en una sorprendente referencia a los rumores que ya existían tanto sobre su orientación sexual como por su inclinación hacia los menores de edad. Y en el 2013, cuando le tocó presentar los Oscar, McFarlane se dirigió a las cinco candidatas al premio a la mejor actriz y les dijo muy suelto que “ya no hacía falta que siguieran fingiendo que se ­sentían atraídas por Harvey Weinstein”.

Allen apunta que los rumores siempre han estado presentes en la industria: “Uno siempre escucha historias vagas. No falta quien te comente que tal actor participó en orgías, o que a aquel productor le gusta acostarse con cabras. Los rumores no son siempre sexuales, también escuchas que uno estafó a otro un millón de dólares o que tal director odia a ese actor. Pero todo entra por un oído y sale por el otro, porque la mitad de las cosas no son ciertas. Esta industria está llena de rumores y es preferible dedicarse a trabajar”.

Sin embargo, las historias de terror sobre el acoso sexual en Hollywood abundan y son tan antiguas como la industria misma. Ya en 1923 el entonces enormemente famoso comediante Roscoe Fatty Arbuckle fue acusado de haber violado y asesinado a la actriz Virginia Rappe, un caso por el que fue llevado a la justicia, pero absuelto después de tres juicios. Errol Flynn comenzó una relación con Beverly Aadland cuando ella tenía 15 años y el magnate Louis B. Mayer, el dueño de MGM, fue sospechoso durante todo su reinado de haber hecho del acoso sexual una norma. Shirley Temple y Judy Garland explicaron en su día situaciones humillantes por las que tuvieron que pasar y Marilyn Monroe en sus memorias contó como el sexo era parte de las prerrogativas que se adjudicaban algunos productores.

“Esto era algo que se consideraba normal, lo cual es muy peligroso. Ahora estamos teniendo otra mirada, en la que nos damos cuenta que no es normal y que no está bien propasarse con nadie”, dice Michelle Pfeiffer

Dustin Hoffman, quien comenzó su carrera en 1961, señala: “Dios sabe que el casting couch (casting-sofá) ya estaba allí cuando yo empecé 50 años atrás”. “Había una farmacia en Sunset Bulevard que se llamaba Schwab y era allí donde las chicas conocían a los ‘prometedores’. Es un problema que ha existido durante todos los años que he estado haciendo esto y estoy seguro de que no sólo en nuestra industria”, contó el octogenario actor días antes de que él mismo fuera acusado de haberse propasado con una becaria en el plató de Muerte de un viajante en 1985. 

Pero ¿qué ha hecho que durante tanto tiempo la gran mayoría optara por callar? Tal vez la que mejor lo explica es Michelle Pfeiffer, quien hizo su primer papel en 1979. “Esta es una época muy interesante, porque ha puesto a pensar a todo al mundo, a revisar incidentes del pasado –dice–. Muchas veces me acuerdo de momentos y me doy cuenta de que alguien tuvo una actitud errónea y en su momento lo dejé pasar. Lo cierto es que se ha generado una conversación muy saludable. Estoy hablando con mujeres que conozco desde hace 30 o 40 años y con las que jamás hemos hablado del tema. Es que esto era algo que se consideraba normal, lo cual es muy peligroso. Creo que ahora estamos teniendo otra mirada, en la que nos damos cuenta que no es normal y que no está bien propasarse con nadie. Y estoy muy feliz de que así sea”. 

“No me pone contenta –prosigue– que las mujeres hayan callado durante tanto tiempo y que nadie hablara de esto, aunque también es cierto que no imaginábamos que fuera algo tan habitual. Lo que me espanta es que no hay una sola mujer con la que hable estos días que no haya experimentado al menos un incidente. En cualquier caso, me siento muy orgullosa de que mi industria haya reaccionado tan rápido y con tanta decisión. No creo que eso haya ocurrido en ninguna otra parte”.
 
DE AQUÍ EN ADELANTE
Seguramente en los días que transcurran entre el cierre de este artículo y su publicación salgan a la luz nuevos incidentes que expondrán a otros depredadores, o que hagan ver de una manera diferente a quienes considerábamos ejemplos para la sociedad. Pero, en algún momento, llegaremos a un punto en el que la época de los secretos y los rumores quedará atrás y se pueda construir una sociedad mejor, en la que nadie en una posición de poder pueda aprovecharse de la indefensión de sus subordinados.

¿Cómo lograrlo? Para Kristen Bell, la actriz que dio voz a Anna en la versión original de Frozen, la respuesta es simple: “Hablando. Esa es la forma en que se resuelve todo; así resuelves un problema en una relación sentimental o en un ambiente de trabajo. Me siento muy feliz de vivir en un momento en el que las mujeres sienten que pueden contar sus experiencias, sabiendo que nadie les hará callar. La clave es comunicar. La etapa de las cosas que ocurren detrás de la cortina ha quedado atrás. El saber que ya no tienes que ocultar los secretos de otra persona se convertirá en una norma para nuestra conducta y eso debería valer para todo el mundo”.

Su compañera de reparto en la comedia El gran desmadre, Mila Kunis, es menos contemplativa. Para esta actriz nacida en Ucrania basta con un cambio de actitud: “Debe quedar claro que no hay que acosar a las mujeres. Eso es todo. De hecho, no hay que acosar a nadie. La regla debe de ser respetar a los demás. Eso es lo maravilloso que tiene este país; uno puede decir lo que quiera y nadie te apedreará por ello. Lo que está pasando en Hollywood refleja algo que ocurre en todas partes, pero formamos parte de una industria que no se calla y tiene una plataforma de expresión”.

“No me sorprende que una mujer se tome 10, 20 o 30 años para contar lo que vivió. Y luego se postula un hombre que se jacta de haber acosado a mujeres y le eligen presidente”, dice el director Rob Reiner

Para la nominada al Globo de Oro por Cisne negro, la razón del cambio de actitud frente a los casos de acoso es sencilla: “Una vez que Trump dijo que podía toquetear a una mujer e igualmente resultó elegido, abrió una caja de Pandora para mucha gente que respondió que no, que eso no se podía hacer. Increíblemente, él nos dio una excusa para hablar sobre este tema”, sostiene.

Kunis, quien admite haber sido víctima del acoso sexual en varias ocasiones, cree que hay una razón sexista para que se haya tolerado hasta ahora. “No hay que olvidar que en las décadas de los cincuenta y los sesenta no estaba mal visto que un marido le diera unos cachetes a su esposa como castigo. Cuando llegué a Estados Unidos, las mujeres no podían tener tarjeta de crédito si no las autorizaba el marido. Esta es una sociedad en donde hombres y mujeres no son iguales y eso se refleja en los salarios. ¿Por qué no habrían de tratarles diferente?”, cuestiona.

Kate Winslet cree que se salvó de ser acosada porque quien la representa desde que tiene 17 años es mujer: “Ella siempre me ha protegido de este tipo de cosas. Pero además, soy una mujer fuerte y juro por Dios que si algo así me hubiese pasado me habría sacado un zapato y le habría clavado un tacón en la cara al acosador. Pero es cierto que soy una afortunada. Tuve una carrera establecida desde muy temprano y aun cuando trabajé con Harvey Weinstein, nunca tuve una reunión en un cuarto de hotel”. 

Rob Reiner, el director de Cuando Harry encontró a Sally y Misery, opina que no habrá solución mientras los hombres no sean parte del cambio: “No me sorprende que una mujer se tome 10, 20 o 30 años para contar lo que vivió, porque sabe que no le van a creer o teme que la acusen de haber provocado la situación. Y luego se postula un hombre que se jacta de haber acosado a mujeres y le eligen presidente. Por eso la única manera de detener esto es con la activa participación de los hombres. Tenemos que decir que esto no es aceptable e intervenir si lo vemos. Sé cómo funcionan las relaciones humanas y entiendo que hay un componente sexual en cualquier interacción. No tiene nada de malo que te interese una mujer, pero ella dirá que sí o que no. Y si dice que no, allí se termina todo. No es tan difícil de entender, pero hay que educar a los hombres para que lo aprendan de una vez”, declara.

UN GOTEO DE CASOS EN SÓLO UNAS SEMANAS

5 de octubre de 2017 The New York Times destapa que Harvey Weinstein ha acosado a actrices y empleadas durante décadas. Lo corroboran actrices como Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie, Ashley Judd, Lupita Nyong’o, Rose McGowan… Es despedido de su productora y Hollywood le repudia. Varias películas o series que producía se suspenden.


7 de octubre Cuarta acusación de abusos contra Roman Polanski 


13 de octubre El director de Amazon Studios, Roy Price, es denunciado por una productora y dimite.


17 de octubre Björk acusa de forma indirecta al director Lars von Trier de acoso sexual.


23 de octubre Cuarenta mujeres acusan al director James Toback


30 de octubre Un actor dice que cuando tenía 14 años Kevin Spacey intentó seducirlo. Otros actores le secundan. Netflix suspende su exitosa serie House of Cards y una película que protagonizaba. Ridley Scott le borra de su nuevo filme.


1 de noviembre Una escritora dice que Dustin Hoffman se propasó con ella cuando era becaria en un estudio.


1 de noviembre Ellen Page denuncia abusos del director Brett Ratner. La protagonista de Wonder Woman, Gal Gadot, ya ha dicho que no rodará con él una secuela de la película.


8 de noviembre La actriz Portia de Rossi y otras mujeres acusan a Steven Seagal de acoso. 


8 de noviembre El actor Robert Knepper es acusado de abusos por una directora de vestuario.


10 de noviembre Un actor acusa a Benny Medina, mánager de música y cine, de haber intentado violarlo.