Los edificios del año

A lo largo del 2016 estarán acabados algunos edificios emblemáticos que marcarán tendencia en la arquitectura de los próximos años. Son museos, teatros y auditorios, pero también conjuntos residenciales de lujo llamados a revitalizar sus entornos inmediatos y, por supuesto, a atraer a visitantes que los admiren y deseen.

520 West-28th Street. Nueva York 
ZAHA HADID precio de un apartamento: ENTRE 4 Y 46 MILLONES DE EUROS
Este edificio de viviendas es el primer proyecto en Nueva York de la arquitecta ganadora del Pritzker del 2004. Se está construyendo en la High Line, en el corazón de West Chelsea, el distrito artístico y cultural de la ciudad. Albergará 39 apartamentos de entre dos a cinco dormitorios, tiene piscina, hamman, un cine Imax privado y un parking robotizado. La obra la firma como arquitecto Ismael Leyva, porque Hadid no tiene licencia para ejercer de arquitecta en el estado de Nueva York. 

La incertidumbre económica ha frenado numerosos proyectos de construcción en todo el mundo. Algunos se han cancelado, otros se han retrasado y muchos han tenido que volverse más realistas. Sin embargo, a lo largo del 2016 estarán acabados algunos edificios emblemáticos, sobre todo en el ámbito cultural, pero también viviendas singulares, que marcarán tendencia en la arquitectura de los próximos años. Todos ellos cuentan, por supuesto, con revitalizar el entorno, atraer visitantes y, a ser posible, figurar en el mapa de los mejores edificios del mundo.

El 14 de mayo llegará una de las primeras inauguraciones: la de la ampliación del Museo de Arte Moderno de San Francisco, la capital de un nuevo Silicon Valley que aspira a convertirse, con el centro ­contemporáneo más grande del país, en el espacio de referencia de la Costa Oeste de EE.UU. (ahora no está ni entre los cien más visitados del mundo). Es este un ejemplo interesante de cómo un arquitecto actualiza la obra de otro. Y el reto no era fácil, porque el diseño posmoderno del edificio original, firmado por Mario Botta en 1995, era un punto de partida ­complicado. El proyecto de los noruegos Snøhetta duplica el espacio expositivo y acogerá cerca de 3.000 nuevas adquisiciones, 260 de las 600 obras de arte que prestan durante cien años la colección Fisher y el nuevo Centro Pritzker de fotografía.

El Museo de Arte Moderno de San Francisco aspira a ser un polo de atracción de la Costa Oeste de EE.UU., y el Centro de Artes Escénicas de Taipéi, a revolucionar el teatro tal y como hoy se conoce

La fachada oriental de la ampliación tiene más de 700 paneles ondulados en los que se han incrustado cristales de silicato de la bahía de Monterrey que captan la luz y cambian el aspecto del edificio a lo largo del día, y con la premisa de “dialogar” con el área urbana próxima al museo, se han creado espacios públicos amplios y caminos peatonales con escaleras y plataformas que imitan las pendientes características de San ­Francisco.

También en mayo estará acabado el Centro de Artes Escénicas de Taipéi (TPAC), en Taiwán, del estudio holandés OMA. Es un edificio que no tiene entre sus bazas precisamente la sutileza –los arquitectos explican que se inspiraron en un puesto de comida callejero “por su capacidad de producir abundancia en un espacio fuertemente compartimentado”– y que levantó un gran debate entre los arquitectos cuando ganó el concurso en el 2009 debido a su estrambótica forma, con una fachada en la que una esfera plateada gigante sobresale de un cubo de cristal, pero que es un prodigio de aprovechamiento del espacio. El TPAC rompe con la concepción habitual de los teatros que, según un raro consenso, suelen componerse de un auditorio de unas 2.000 butacas, un teatro de 1.500 asientos y áreas de servicio escondidas a la vista del espectador. Este, por el contrario, muestra al público las tripas que hacen posibles los espectáculos y consta de tres teatros que pueden unirse y con los que se pretende que las represen­taciones puedan ser reimaginadas a escala monumental y que de ello surjan nuevos y todavía insospechados formatos artísticos.

Y por fin la construcción del Louvre de Abu Dabi encara su fase final ­–estaba previsto que abriera en el 2012–. Jean Nouvel entregará el edificio a mediados de año, y entonces se empezará a llenar con obras de arte esta franquicia del museo de París que tiene 64.000 m2 repartidos en pabellones, plazas, pasillos y canales que evocan una medina flotante situada en Saa­diyat, una isla de 27 km2 llamada a convertirse en un distrito cultural con edificios del mejor ramillete de arquitectos que los petrodólares pueden comprar, aunque la caída imparable del precio del crudo está complicando las planes del emirato. Sólo para poder utilizar el nombre del museo original (que, por cierto, se reformará contando con estos ingresos) se pagarán 400 millo­nes de euros y aparte se invertirán otros 686 millones por cesión de obras y asesoramiento. Dicen que el Louvre del desierto estará acompañado por la mayor franquicia del Guggengheim, el museo Zayed, el marítimo y un centro escénico, que están en manos de arquitectos como Frank Gehry, Norman Foster, Tadao Ando o Zaha Hadid, pero que apenas han empezado a cimentarse.

En Europa, una de las inauguraciones más esperadas es la de la renovada Tate Modern de Londres. El 17 de junio, el museo, uno de los más populares del mundo, desvelará el trabajo de Herzog & De Meuron, que han incrementado en un 70% su superficie. Los arquitectos suizos han creado una pirámide torsionada que deja entrever las luces de su interior en la noche londinense, lo que sin duda lo convertirá en un edificio muy fotografiado. Además, desde la décima planta se tendrá una nueva vista panorámica, así que la Tate no sólo será un nuevo edificio con firma de autor, sino un nuevo ojo sobre Londres. Las obras se iniciaron con un 75% del presupuesto recaudado porque la institución quiso asegurarse el tiro para no alargar el plazo de edificación ni quedarse con las obras a medias por falta de dinero. Una medida preventiva sensata para los tiempos que corren que impidió que la apertura coincidiera con los Juegos Olímpicos de Londres.

El Louvre de Abu Dabi está casi listo, tras un retraso de cinco años. Pero el ramillete de edificios de firma que debe acompañarlo aún tardará

Y en Grecia, pese a la terrible crisis que afecta a todos los aspectos de la vida en el país, incluida la cultura, con presupuestos peligrosamente anémicos, Renzo Piano, autor del Shard de Londres, pone a punto un elegante edificio en Atenas que albergará espacios expositivos, un parque con un canal de agua salada y la biblioteca y la ópera nacional, en lo que se ha descrito como una versión contemporánea del ágora, el punto de encuentro de la Grecia clásica. El Centro Cultural de la Fundación Stavros Niarchos está financiado por la entidad creada por el célebre naviero, y cuando esté acabado ­­–se han programado actos públicos gratuitos del 23 al 26 de junio–, la fundación lo donará al Gobierno griego. Sin embargo, puede ser un regalo envenenado, porque no está claro cómo un país en bancarrota podrá hacer frente a la programación cultural y a los gastos de mantenimiento de este complejo.

O puede que este equipamiento sea una inyección de optimismo para los maltratados griegos. Como dijo el saxofonista Wayne Escoffery, uno de los artistas invitados a la inauguración del parque: “Lo mejor del arte siempre se ha realizado en periodos difíciles”.

Los equipamientos culturales compiten con las viviendas de autor en la carrera por la innovación en arquitectura, y si son tiempos difíciles para invertir en equipamientos públicos, el mercado inmobiliario de lujo vive tiempos felices en ciudades como Nueva York, donde se inaugurarán este año algunos proyectos singulares. Por 50 millones de euros se puede comprar un ático futurista de Zaha Hadid en West Chelsea. En contra de la tendencia de construir rascacielos cada vez más esbeltos y más altos, la arquitecta angloiraní ha diseñado un edificio de once plantas con 39 apartamentos que se encuentra al lado de otro éxito de la arquitectura urbana, el parque High Line de Manhattan.

Y también en Nueva York, la firma danesa BIG, de Bjarke Ingles, aspira a cambiar la fisonomía de la Gran Manzana y sorprender con un edificio de 709 viviendas de alquiler con forma de tetraedro con vistas al río Hudson. Su estructura piramidal con un jardín central ha sido descrita como un híbrido entre un bloque perimetral europeo y un rascacielos de Manhattan. Ya ha sido nominado a varios premios.

Proyectos en evolución

New Tate Modern

 

VIA , Nueva York

 

Louvre de Abu Dabi

 

 

Museo de Arte Moderno de San Francisco

 

Centro Cultural de la Fundación Stavros Niarchos de Atenas

Centro de Artes Escénicas de Taipéi. Taiwán