El mundo de las propinas

A veces se paga propina y otras no. Depende de la calidad del servicio o el lugar del mundo donde haya ido. Si está preparando su viaje de verano, es práctico saber qué hacer. No es necesario guiarse por la propina de mil dólares, en una cuenta que subía 77 dólares, que dejó la actriz Amy Schumer a los camareros de un bar en Nueva York, pero tampoco es recomendable marchar sin dejar propina alguna: su sueldo depende de ello. Según los países, es habitual, ocasional o incluso puede resultar ofensivo.

Estados Unidos 
En las empresas de servicios dan por hecho que una parte del sueldo de sus trabajadores estará formada por las propinas que dejan los clientes, ya sea en un taxi o en un restaurante. En general se deja entre un 15% y un 20% del coste final de la factura, aunque cada vez hay más restaurantes que llevan incorporada la propina en el ticket final, que puede llegar a ser del 25%. En la barra del bar se deja al menos un dólar por copa. A los taxistas, también entre un 15% y un 20%. 

Reino Unido
 
Cada vez hay más restaurantes que incluyen automáticamente la propina en la factura, entre un 10% y un 12,5%. En los bares no está incluido, pero es habitual dar una propina del 10% del importe total. En cuanto a los taxis, la tendencia es redondear el importe. 


Francia 

En función de la satisfacción del servicio puede dejarse o no propina, aunque en los restaurantes suele oscilar entre el 5% y el 10%. En los taxistas funciona el redondeo.


Alemania 
Al igual que en Francia, el cliente decide si deja propina o no. En caso afirmativo, suele ser entre un 5% y un 10%. Y en taxis se puede redondear. 



Italia 
Similar a España: es voluntario, sólo según el grado de satisfacción. Y tampoco pasa nada por no dejar propina, aunque sin duda los trabajadores lo agradecen. Con todo, no es extraño que algunos restaurantes apliquen en el ticket el coperto, una propina encubierta que puede variar entre uno y dos euros por comensal.

Rusia
Hasta la desintegración de la URSS, las propinas estaban prohibidas. Pero desde entonces, se han convertido en costumbre. Lo habitual es dejar entre el 5% y el 10% de la factura.

Japón
En Japón ni es obligatorio ni los trabajadores la esperan. Incluso el camarero lo pueden tomar como una ofensa.

Australia
Aunque la propina no es común, en las zonas más turísticas o ciudades con proyección internacional es habitual, sobre todo cuando se recibe un buen servicio. En ese caso, un 10%. Es un aliciente.

India
Los trabajadores cuentan con ellas. Son un complemento importante del sueldo. Para un camarero, el 10% del total de la factura. Para un guía local, diez euros por día.

China
No existe la cultura de la propina, y en algunos establecimientos incluso está prohibida, aunque en restaurantes exclusivos pueden aplicar un recargo del 15% en concepto de servicio. A los guías turísticos sí existe la costumbre de dejarles al menos 100 yuanes porque forma parte de su salario.

Cuba
Cambio total. Ha pasado de estar prohibida a la costumbre de dar un 10% de propina en los restaurantes y a los taxistas.

Brasil
Aunque los restaurantes cargan directamente en la cuenta un 10% de propina, los camareros de las zonas más turísticas se han acostumbrado a recibir otro 10%.


Argentina Lo adecuado es dejar en torno al 10% en los restaurantes, y en los taxis, en función del redondeo.


Chile

La propina no es obligatoria. Pero hay restaurantes que la incluyen en la factura sin preguntar al cliente. Puede reclamar que la excluyan.

México
No dejar propina está mal visto. En restaurantes, bares y cafés, se suele dejar un 10% sobre el total de la cuenta; si el servicio fue muy bueno, se puede dejar hasta 15%. Ojo, a veces está incluido en la cuenta final.