Qué hay que saber para sobrevivir al 2017

Trump presidente, dos eclipses de Sol, el paso fugaz de un asteroide, el Brexit, coches autónomos, aviones que parecen naves espaciales, 'Blade Runner 2' y 'Star Wars VIII'. La ciencia ficción se ha instalado en el aquí y el ahora y será más real que nunca en un 2017 en el que el futuro ya ha suplantado al presente.

Querida lectora, querido lector, bienvenidos al 2017, año de incógnitas, certezas, revoluciones, cambios y un mínimo optimismo, a ver si dura. Poco importa si se descontó con las campanadas o si se le atragantaron las uvas, ahora ya puede inaugurar otro calendario, 365 días en formato episodio, ahora que la vida se mide en series. En la tele, invento que aún existe aunque no se sabe por cuánto tiempo, tal vez estén echando el Concierto de Año Nuevo. El año empieza a bailar a ritmo de Danubio azul y la Marcha Radetzky, a la espera de que vaya mutando, como los Pokémons. Un gran transformista que se llama Donald Trump, que luce pelaje amarillo y verbo electrocutante como Pikachu, se convertirá en 20 días en el 45.º “líder del mundo libre”. El universo intentará seguir su curso: los dos eclipses que se esperan para los próximos meses (uno anular, el 26 de febrero; otro total, el 21 de agosto) no deben ser interpretados como un desafío del Sol, el otro astro rubio y colérico de la Vía Láctea, hacia el presidente electo. Desafío no, pero mensaje tal vez sí: los astrónomos han determinado que el mejor lugar para disfrutar del eclipse estival será en Kentucky, estado pro-Trump.

El 2017 es el año de las revoluciones –las que llegan y las de 100 años atrás, como la rusa–, de las secuelas cinematográficas
y de cumpleaños ilustres: Canadá sopla 150 velas,
y Finlandia, 100

El 2017 confirmará el calentamiento del planeta, aunque el calor no será tan asfixiante como en el 2016 o el 2018; traerá sabores culinarios de Hawái (ahora que el hawaiano Obama deja la Casa Blanca) y honrará la figura del pintor sevillano Esteban Murillo, que nació hace 400 años. La ONU ha declarado el 2017 año internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo (a buenas horas, pensarán venecianos y barceloneses), pero también podría haberlo bautizado año de la Secuela Cinematográfica. Y si no, vean: Trainspotting 2, Blade Runner 2 (spoiler: Sean Young no sale), Cars 3, Gru, mi villano favorito 3, Toy Story 4, Piratas del Caribe 5, Star Wars VIII… Finlandia, orgullo educativo de ­Europa, soplará 100 velas como Estado, y Canadá, 150. Las mismas que El capital, de Karl Marx. El inicio de la Reforma religiosa de Lutero cumple 500 años. La muerte del Che Guevara, 50, y la de lady Di, 20. Una de sus admiradoras más fervientes, Amélie Poulain, tendrá su propio musical en Broadway. El iPhone cumplirá diez.

Se avecinan revoluciones pequeñas y grandes, pacíficas y ruidosas, tecnológicas y artísticas en un año marcado por el recuerdo de efemérides que sacudieron el planeta: cien años de la Revolución Rusa de marzo (que sucedió en febrero de 1917) y la definitiva de Octubre (que acaeció en noviembre) y que dibujó un universo, hoy post­soviético, del que aún quedan ruinas visibles. Un paréntesis. Entre las nuevas secuelas, se quedaba en el tintero la octava entrega de Too Fast, Too Furious, que sirve de titular para un planeta que necesita un respiro climático. Rápidos y furiosos serán los nuevos modelos de avión que surcarán el cielo: Bombardier CS100, Airbus A350-900, Boeing 787-9 Dreamliner, Boeing 737MAX, Embraer E190-E-2 o el jumbo supersónico de Boom Technologies, que a finales de año pretende unir Londres y Nueva York en tres horas y media.

A ras de suelo, un proyecto de coche ultraveloz, el Bloodhound Supersonic, intentará romper el récord de velocidad terrestre (1.227,985 km/h) vigente desde hace 20 años. Los países y agencias espaciales punteras, desde la Agencia Espacial Europea hasta el programa astronáutico indio, seguirán explorando el firmamento buscando señales de vida o planetas que podrían albergarla. El 2017 será el año en que la NASA empiece a desarrollar el proyecto Moon Express, que pretende llevar a turistas a la Luna. Mientras que iniciativas privadas de cruceros por el espacio como Blue Origin (Jeff Bezos al mando), Spacex o Virgin Atlantic tendrán este año un gran protagonismo, apunta la revista Wired. Hablando de otros mundos, es posible que el año que despierta vea nacer la esperada nueva entrega de la serie literaria Juego de tronos. El invierno está llegando, pero no hay nuevas aventuras con las que calentarse. ¿Le queda mucho, señor Martin?

Los meteorólogos han calculado que el año que empieza será ligeramente más frío que el 2016 y el 2018 y prevén aguaceros 
en Francia y el Reino Unido, tormentas políticas aparte

La vida ya no es como antes, cuando el presente era el ahora. El mañana, en cambio, se divisaba borroso y se saboreaba con dosis de ciencia ficción en el cine o el tebeo. Hoy en día el reloj conjuga nuestra agenda en futuro imperfecto, que se ha instalado en cada detalle cotidiano. Hasta los meteorólogos ya saben qué tiempo hará y cuál será la intensidad de las lluvias y tormentas que habrá, por ejemplo, en el Reino Unido y Francia, independientemente del aguacero político que caiga en esos dos países. En el primero se esperan trombas por el Brexit (marzo), y en el segundo, rayos y truenos en las presidenciales (abril). Los especialistas apuntan que en España continuará la pertinaz sequía.

Uno de los protagonistas fijos del 2017 (junto con Trump, Lenin, Putin, Xi Jing Ping, Angela Merkel, Messi y Cristiano) se llamará 2012 TC4. No es el primo lejano de R2D2 ni uno de los androides que en nada y menos poblarán nuestras casas. Se trata de un asteroide de entre 12 y 40 metros de diámetro (“un pedrusco gordo”, que dirían Mortadelo y Filemón) que pasará cerca de la Tierra a no menos de 13.200 km (y no más de 433.000), según varias fuentes. La fecha de la visita es el 12 de octubre, día de la Hispanidad. Esto último no es una inocentada del pasado día 28 que quedó atrapada en la bandeja de correo basura.

El meteorito no chocará (aunque el verbo rozará, entre comillas, se conjugará mucho), y sin embargo el 2017 seguirá concatenando impactos irreversibles: el de la creciente robotización de los servicios y transportes, lo que pondrá muchos oficios, esta vez sí, en el correo no deseado, y provocará un serio dolor de cabeza a los ministros de Empleo. “La tecnología de la información ha enraizado de tal modo que ya no se trata de una fase pasajera sino de una tendencia de calado. Es muy difícil prever cómo se resolverá el desempleo que supondrá la robotización. Ningún gobierno ni ningún partido de importancia está entendiendo este fenómeno”, denuncia el pensador George Monbiot en The Guardian.

Vientos de cambio tecnológico que traerán coches que no sólo aparcan solos, sino que funcionan autónomamente y hasta amenazan con volar. Tanto el más conocido de Google como el anunciado por Apple (eléctrico) serán trending topic este año mientras esperan su semáforo en verde. Ford, pionero de la automoción, trabajará a fondo estos meses en un automóvil sin marchas, freno o volante. La compañía quiere lanzarlo al mercado el 2021 como coche compartido. Si don Henry levantara la cabeza… Por su parte, Volvo y Uber colaboran para diseñar otro modelo de manos libres. Rizando el rizo, esta última multinacional trabaja para lanzar un automóvil dron que serviría para la entrega de paquetes y el transporte de personas. Los bocetos preliminares dibujan una especie de helicóptero planeador. El proyecto, dicen, podría estar preparado ya este mismo año, se llama Uber Elevate y sería el mejor regalo de Reyes para millones de conductores, desde São Paulo hasta Los Ángeles, y de Bogotá a Pekín, atrapados cada día en atascos interminables. Este será el año del coche eléctrico de alta gama, como el Tesla III o el Singulato, vehículo proyectado por una start-up china que prevé iniciar su producción en breve.

El asteroide 2012 TC4, de entre 12 y 40 km de diámetro, pasará a no menos de 13.200 km de la Tierra, es decir, cerca. ¿La fecha de la visita?
12 de octubre, día
de la Hispanidad.
Sí, es en serio

El gran triunfo de la revolución tecnológica no es sólo haber conseguido que el futuro suplante al presente, sino que la realidad haya dejado de serlo. El concepto de realidad virtual (objetos reales e imaginados comparten un espacio) se ve ya complementado por el de realidad aumentada (hacer creer algo que no existe) y por el de realidad mezclada, aquella que permite interactuar con objetos que están al alcance. La plataforma china de compras on line Alibaba acaba de lanzar un servicio de compra real en entorno virtual, interactivo en establecimientos de lujo extranjeros. Ocho millones de clientes ya se ha paseado por los pasillos de Macy’s en Nueva York en apenas unos días.

La oferta gastronómica se reinventará en el 2017 gracias a la exploración de rincones y platos lejanos. Las tendencias marcan dos opciones muy contrastadas. Una apuesta por el vegetarianismo creciente y por las opciones veganas, que conllevan una concienciación animalista añadida. A esa opción se está inclinando una parte de la industria que se ha dado cuenta del filón y de que las etiquetas que se llevan (el peso de las redes sociales) son sano, saludable y natural.

En el otro espectro de las corrientes gastronómicas existe una apuesta por menús carnívoros con restaurantes que incorporan carnicería con productos excelsos. En las cartas asoman platos que, casualidad o no, triunfan en Instagram. La comida polinesia en general, y la ensalada hawaiana en particular, que combina fruta, verdura y pescado crudo, pide paso. Lo mismo pasa con el agua de cactus, el zumo de melón, yogures vegetales con sabor a remolacha, cúrcuma, moniato o tomate, la harina de coco... De postre, y sólo de vez en cuando porque si no hace daño, emergen los helados y batidos monstruo (freakshakes) que ya triunfan en Australia.

Uno de los retos de la industria alimentaria es decidir el futuro de las bebidas azucaradas y carbonatadas. En EE.UU., las compañías han visto como el consumo de sus refrescos se desploma por décimo año seguido y se plantean hacer latas más pequeñas. En varios países se ha propuesto o gravado tasas contra el azúcar. En su búsqueda de opciones naturales, el consumidor huye de los edulcorantes artificiales y se refugia en el agua mineral de calidad y en tés fríos sin aditivos, según la empresa de análisis Beverage Marketing. Las cocinas de alto standing empiezan a venir incorporadas con dispensador de agua con gas. Sí, es cierto.

El último grito
de las compras no es hacerlo por internet, sino en un entorno
de realidad aumentada en el que el comprador recorre los pasillos de su tienda favorita y va llenando la cesta

Hablando de efervescencias, estas son las claves fashion para el 2017, según la revista Vogue. Para ellas, audacia, atrevimiento, colores chillones y eléctricos, ropa de calle XXL. Para ellos, prendas inspiradas en el trekking y los motivos marineros. Ah, y vuelve la boina. Ahí queda eso. Para la próxima primavera, Pantone, la enciclopedia de las tonalidades, ha elegido diez colores: amarillo prímula, cerezo silvestre pálido, avellana, verde follaje (color del 2017), rojo llama, rosa aquilea, gris Niágara, verde kale y azul marino Lapis, azul isla paradisiaca.

Ay, los paraísos... Lonely Planet ha establecido sus diez destinos para el 17 (Taranaki, Nueva Zelanda; el norte de Gales, las islas Tuamotu, en la Polinesia Francesa…), pero también habrá otros que brillarán con luz propia: Aarhus (Dinamarca) y Pafos (Chipre), capitales culturales europeas; Bangkok, el nuevo polo económico de Asia, o Los Ángeles, que aumenta su ya apabullante oferta museística con la fundación Marciano. En Washington se inaugurará el Museo de la Biblia; en Ciudad del Cabo, el museo Zeitz, y en Dahran, el Centro Rey Abdulaziz... y tal vez el Louvre en Abu Dabi, maravilla esperada desde hace más de mil y una noches.

Cézanne será uno de los nombres artísticos del 2017 con una exposición centrada en sus autorretratos que recorrerá París, Londres y, ya en el 2018, Washington. De entre los artistas vivos, Ai Weiwei, unas de las diez personas más influyentes en el mundo del arte según la reputada lista Power 100 de Art Review, volverá a ser referente por su omnipresencia artística y política. Más nombres, esta vez literarios: Paul Auster prevé sacar en septiembre su nueva novela, 4 3 2 1. En octubre, Ken Follet publicará A Column of Fire (título provisional), que es la última entrega de la trilogía iniciada con Los pilares de la Tierra y continuada por Un mundo sin fin.

La pequeña pantalla (tele, tableta o móvil) dará la bienvenida en los próximos meses a nuevas series. Ya en febrero, el día 19, HBO estrenará en EE.UU. y España Big Little Lies, con Nicole Kidman. Otros títulos guardados en el tintero del 2017 son Star Trek: Discovery, nueva franquicia galáctica, The Good Fight, secuela de la exitosa The Good Wife, y El Chapo, serie de Netflix.

La cocina polinesia
y el agua con gas gourmet piden paso en los menús de los restaurantes que este año se debatirán entre una apuesta vegana y vegetariana... o de lo más carnívora

En el mundo del celuloide, dentro de unos días, se anunciarán los nominados a los Oscar, que se entregarán el 26 de febrero, pero listas y galardones aparte hay nombres emergentes como Adam Driver (el nieto de Darth Vader siempre entre los primeros de la clase), el actor de origen guatemalteco Oscar Isaac, que este año estrenará cuatro películas, entre ellas El secuestro de Edgardo Mortara, dirigida por Steven Spielberg, y el británico Tom Hardy, que vuelve a trabajar con Christopher Nolan (Origen) con un filme monumental: Dunkerk. Entre el elenco femenino brillarán perfiles más asentados, como el de Emma Stone, y otros ascendentes, como Greta Gerwig (Frances Ha), la etíope Ruth Negga (Loving), Taraji P. Henson (de la serie Empire, nominada en el 2009 por El curioso caso de Benjamin Button y tal vez aspirante por Hidden Figures), y la alemana Sandra Hüller, espléndida en el filme Toni Erdmann, que suena como candidata al Oscar de habla no inglesa.

El mundo gira, y también el vinilo de la vida. El 2016 fue un año de obituarios: Cohen, Bowie, Papa Wemba, Prince... El 2017 no los resucitará, en parte porque son eternos. Su obra continuará sin ellos. Lo mismo sucederá con los proyectos de la arquitecta Zaha Hadid o los puñetazos y las sonrisas de Bud Spencer. Puñetazos y sonrisas, alegrías y guerras. Este mundo tiene arreglo, pero ¿quién le pondrá el cascabel al gato? Algunas soluciones flotarán en las conferencias TED, que se celebran en Vancouver en abril y en su versión global de agosto, en Arusha, Tanzania. En el aire, preguntas como: ¿cuáles serán los próximos grandes avances médicos? ¿Qué habilidades necesitaremos de cara al futuro? ¿Qué apariencia tiene el éxito colectivo? ¿Quiénes somos? El programa no incluye el: ¿adónde vamos? Ni tampoco el: ¿quo vadis, Europa? Las respuestas están en ese camino que se recorre entre todos y cada uno por separado. Doce nuevos meses para vivir, luchar, pensar, leer y soñar. Querida lectora, querido lector: feliz 2017.