El talento se hereda

Mujeres con apellidos ilustres que han hecho historia en el cine y la música luchan por hacerse ellas también un hueco en la industria. Son actrices, pero, entre ellas, van despuntando además guionistas, escritoras, productoras y directoras. La fotógrafa Claiborne Swanson Frank las ha retratado en escenarios y mansiones de Los Ángeles, su paisaje natural, para su libro 'Young Hollywood' (Assouline), apadrinado por el diseñador Michael Kors.

Ireland Basinger Baldwin

La puesta de sol, las palmeras y la piscina iluminada están en su sitio; igual que los vestidos de fiesta, las largas piernas bronceadas subidas a los reglamentarios tacones y el maquillaje impecable. Frente a los fotógrafos, y sobre una alfombra roja, posan mujeres jóvenes que miran a la ciudad que se extiende a sus pies, Los Ángeles, con hambre de triunfo, pasión y vocación de conquista. Hollywood atrapa los sueños como una tela de araña, pero también ilumina el éxito como nadie.

La versión en carne y hueso del Young Hollywood que ha retratado Claiborne Swanson Frank acude puntual a la fiesta de presentación del libro en Beverly Hills. Se sientan a la mesa del anfitrión, el diseñador Michael Kors, y en su belleza destaca el gesto de determinación de quien está empezando un viaje y ha tirado a la basura el billete de vuelta a casa. “Quería fotografiarlas en el momento justo antes de dar el salto y encontrar su camino, con su potencial, su ambición y sus esperanzas intactas”, explica Swanson. “Empecé el proyecto hace algo más de un año y me hace ilusión ver que muchas, como Dakota Johnson, ya han despuntado”, añade.

“Quería contar una historia de mujeres que me interesan e inspiran, honrar el momento en que muchas llegan aquí desde sitios remotos para intentar triunfar y, paralelamente, la realidad de las que, acostumbradas a convivir con la fama y apellidos con pedigrí en la industria del cine o la música, ahora buscan el éxito por sí mismas. Son viajes muy distintos que persiguen un mismo fin. Y ninguno es fácil”, resume la fotógrafa.

En la nueva generación de mujeres al asalto de Hollywood hay muchos apellidos famosos que encajan a la perfección en un libro que homenajea la vieja meca del cine a través del vestuario, las localizaciones y el color, sin quedarse anclado en el glamur. Sus historias son modernas y saben de soledades, incertidumbres y rechazo, aunque se detecte en ellas ese empoderamiento de la mujer que, en el siglo XXI, se siente capaz de cubrir múltiples frentes delante y detrás de la cámara. “Escriben, producen, dirigen… las mujeres en Hollywood están creando más que nunca”, dice Swanson. Si serán capaces de saltarse el guión preescrito de la industria es otra historia.

Ireland Basinger Baldwin 

19 años. Hija de los actores Kim Basinger y Alec Baldwin. Trabaja como modelo, se ha dejado ver en varias series de televisión y su papel más destacado en cine hasta ahora ha sido La gran revancha (2013), con Robert De Niro, Sylvester Stallone... y mamá Kim. Es una de las actrices más jóvenes retratadas por Claiborne Swanson y una de las que expresan con más claridad el mensaje de fuerza, ganas y sana ambición que quiere transmitir el libro Young Hollywood. “Mis grandes pasiones han sido siempre escribir y rodar. Me atrae más lo que pasa detrás de la cámara que lo que está frente a ella. Me parece maravilloso que haya cada vez más actrices que se involucren en el proceso creativo. Después de todo, la vida es demasiado corta: ¿Por qué no hacerlo todo? Quiero ser una de esas mujeres que lo hacen todo”, proclama Ireland. 
“A los 13 años ya expresé mi interés por ser modelo y actriz. Crecí en sets de rodaje viendo actuar a mis padres y a otros actores. No he tenido una infancia normal. Mi familia ha estado bajo los focos toda mi vida; así que no conozco otra cosa”, reconoce. No tiene cita de cabecera que la inspire, pero sí un mantra personal: “Recuerda quién eres y de dónde vienes”. Ni el miedo ni el vértigo entran en sus planes: “No puedo predecir lo que traerá el futuro, pero estoy preparada para lo que venga”, subraya. 

 

Zoe Kazan
31 años. Actriz y escritora. Hija de los guionistas Nicholas Kazan y Robin Swicord y nieta del director Elia Kazan, no siempre lo ha tenido todo de cara. “Cuando les dije a mis padres que quería ser actriz se preocuparon, pero hice todo lo que estaba en mis manos para convencerlos: trabajé duro haciendo obras de teatro en el salón, fui a clases para estudiar la técnica... Hacen falta muchos factores conspirando en la dirección correcta para que alguien haga carrera en las artes”, recuerda. 
“Como en cualquier carrera, hay momentos difíciles. He querido esconderme al salir de alguna audición, y ha habido muchas lágrimas derramadas en solitario. Pero siempre me he rodeado de buenos amigos, y eso da fuerzas. Todo el mundo tiene dudas, pero reconforta saber que no estás sola”, destaca. Es una de las mujeres con talento múltiple que aspiran a definir el nuevo Hollywood. “Además de actuar, escribo guiones y obras de teatro. Y mis planes incluyen dirigir algún día”, dice. 
Tiene pendiente de estreno In Your Eyes (2014) y está rodando una miniserie para televisión. Ha tenido papeles en Revolutionary Road (2008) y Amigos de más (2013) y ha escrito el guión de Ruby Sparks (2012). Su cita de cabecera, una de Lucille Ball: “Quiérete a ti misma en primer lugar y todo lo demás encajará. Has de quererte mucho para conseguir algo en este mundo”.

 

Liz Goldwyn
37 años. Cineasta, directora y escritora. Nieta del productor Samuel Goldwyn, de la mítica Metro-Goldwing-Mayer, hija del productor del mismo nombre y de la guionista y novelista Peggy Elliott y hermana de Tony Goldwyn, coprotagonista de la serie Scandal. Pedrigrí no le falta. “Nací para ser cineasta, lo llevo en la sangre. Casi toda mi familia está en el negocio del cine, ya sea como guionista, director, productor o actor. Todo el mundo que venía a cenar a casa era artista. Durante mucho tiempo, intenté negar el destino que todo el mundo esperaba para mí. Me decían: ‘Debes dedicarte al cine’, pero yo me apunté a la escuela de arte. Sin embargo, llegó un momento en que sentí  la llamada del cine. Pensé: ‘Seré cineasta, pero lo haré a mi manera’”, relata. “Es muy difícil ser un artista sin tener muchas dudas sobre uno mismo –agrega–. Con frecuencia pienso que la inestabilidad de la vida creativa da mucho miedo, pero crecí sin conocer otra cosa. Debes aprender a sobrellevarlo si te dedicas a esto”. Su padre le dio un consejo que dice seguir a rajatabla: “Nunca dejes que te fotografíen desde abajo”.
Su cita de cabecera es de Ava Gardner: “Lo que de verdad me gusta decir sobre el estrellato es que me ha dado todo lo que nunca quise”. 

 

 

 

Riley Kenough
25 años. Nieta de Elvis Presley. “Mi infancia estuvo lejos de ser normal. Estuve expuesta a muchas cosas –buenas y malas– desde muy pequeña”, expone. “Empecé a presentarme a audiciones y, afortunadamente, logré mi primer trabajo. Hay mucho rechazo incluido y hay que ser bastante dura para seguir adelante, pero, cuando lo logras, el éxito es mucho más fuerte que el rechazo. Recuerdas lo fuerte que eres y por qué te dedicas a esto, y eso borra de un plumazo todo lo malo. Admiro a todos los actores, este es un trabajo de valientes”, afirma. Tiene en cartera Mad Max Fury Road (2015), con Charlize Theron y otra joven de apellido ilustre, Zoë Kravitz (hija del músico Lenny Kravitz). Como cita de cabecera recurre a una de Lauren Bacall: “El estrellato es un accidente, no una profesión”. 

 

 

 

 

 

 


 

Mickey Summer 
30 años. Hija del cantante Sting y de la actriz y productora Trudie Styler.
“Mi madre es actriz, pero yo era muy tímida, y convertirme en una era como un sueño brillante y lejano. A los 21 años me mudé a Nueva York y me di cuenta de que, si no lo intentaba, lo lamentaría el resto de mi vida. Empecé a ir a clases nocturnas de actuación, hice mi primera escena y comprendí que ser actriz era todo lo que quería”, explica.  
“Hay mucha soledad en los rodajes, pero me llevo bien con ella. Soy perfectamente feliz comiendo sola en un restaurante. No creo que sea malo enfrentarse a uno mismo en esos momentos; de alguna manera es positivo”, argumenta. Es otro ejemplo de las mujeres multitarea: “Además de actuar me planteo dirigir y producir. Tengo la habilidad de mi madre como productora, soy muy buena organizando y haciendo que las cosas sucedan. Pero ahora mismo necesito centrarme en una sola cosa para no dispersarme y he elegido actuar. Espero poder interpretar papeles que sean perdurables y únicos”, cuenta. 
Ha participado en series de televisión como Los Borgia (2011) y tiene pendiente de estreno Anesthesia, con Kristen Stewart, y un par de títulos más para el 2015, pero aún está a la espera de un gran éxito en taquilla.

 

Dakota Johnson
25 años. Tercera generación de actores: es hija de Melanie Griffith y Don Johnson y nieta de Tippi Hedren. Debutó en el cine en familia con Locos en Alabama (1999), dirigida por su padrastro, Antonio Banderas, y protagonizada por su madre. “De niña siempre estaba rodeada de actores, músicos, escritores y pintores, era como crecer en un circo. Asumí que, un día, yo haría lo mismo”, recuerda Dakota, fotografiada por Swanson justo antes de que su nombre saltara a la primera división de la fama. “Cuando empecé a trabajar, no me daban demasiadas oportunidades. La gente pensaba que yo tenía la impresión de que podía presentarme en cualquier proyecto y me darían el trabajo porque mis padres eran famosos. Y no era así. Ahora me encanta absolutamente todo lo que rodea a mi profesión. Para mi es el cielo en la tierra. Quiero hacer todo tipo de películas; me gustan la gente y las historias. Cuando leo un guión y algo me asusta, generalmente sé que me estoy moviendo en la dirección correcta”, comenta.
Todo apunta a que 2015 será su año. Tiene papel destacado en tres películas pendientes de estreno y será Anastasia Steele, la protagonista de Cincuenta sombras de Grey, el título del que todo el mundo hablará.
Cuando se le pregunta si tiene una cita de cabecera, rememora una de Ingrid Bergman: “Actuar es la mejor medicina del mundo. Si no estás bien te olvidas, porque estás ocupada pensando en otra cosa que en ti misma. Nosotros, los actores, somos gente muy afortunada”