Fotografiar para conocer mundo

Viajar acompañado de un fotógrafo profesional permite mejorar la técnica, tomar imágenes en las mejores condiciones y sobre todo aprender a mirar.

Viajero retratando a una comunidad mursi del valle del río Omo (Etiopía)

Los viajes fotográficos (o de vídeo) son tan variados como los intereses de los viajeros: fauna y flora, rutas étnicas, paisajes, astronomía… y su día a día varía en función del destino y la temática. Pero todos tienen en común que son una forma de poner en práctica un turismo lento que permite dedicar el tiempo necesario a cada lugar y garantizar que se está a la mejor hora en el lugar preciso para tomar buenas imágenes. Hay agencias, además, que ofrecen la oportunidad de viajar con algunos de los mejores fotógrafos del mundo, como los que trabajan para National Geographic, que también organiza sus propios tours.

“No son viajes para conocer en profundidad un país –explica Xavier Gil, de Tarannà–. A lo mejor toca levantarse todos los días a las 5 de la mañana para ver la puesta del sol y acostarse tarde porque se ha estado trabajando toda la noche. Así que a mediodía es posible que toque dormir…”. Pero, no obstante, la fotografía es una buena excusa para interactuar y aprender de las culturas que se visitan. “La manera de que los habitantes de un poblado sean más naturales es pasar tiempo con ellos, para que se olviden de la cámara”, explica el fotógrafo Quim Dasquens, que participa en los viajes de Tarannà. Así que al alargar más la estancia en el sitio, también se comprende mejor lo que se está observando.

Tino Soriano, fotógrafo especializado en temas humanos que trabaja para National Geographic y organiza talleres en lugares como Cuba o Oaxaca (México), explica que no hace falta ser un experto para apuntarse a este tipo de viajes taller: “Yo sobre todo enseño a mirar, que es algo que no encuentras en los libros o las webs de fotografía. También les enseño a negociar con las personas que van a retratar, a que sean respetuosos y buenos viajeros, porque eso suele dar buenas fotos”. Soriano, además, enseña algo incluso más difícil que hacer buenas fotos: a seleccionar las mejores. Para ello, los viajeros deben llevar ordenador, porque deberán mostrar sus imágenes al profesor y al grupo. Dasquens, por su parte, prefiere que los turistas no tengan que carretear con un ordenador. “Es mejor dejar reposar las fotos y seleccionarlas pasados unos días”. Eso, sí, para montar el álbum recomienda hacerlo “como si fuera un vídeo”, siguiendo un argumento.

Antes de emprender el viaje, los fotógrafos hablan con los clientes para resolver dudas técnicas y aconsejarles sobre las herramientas que necesitarán. Aunque cada maestrillo tiene su librillo, Dasquens y Soriano coinciden en que por lo general no es necesario llevar un equipo fotográfico profesional o muy costoso. Lo ideal es aquel que ahorra peso y espacio, y ponen como ejemplo las cámaras compactas de objetivos intercambiables tipo Olympus OM y Fujifilm X-T1, que son ligeras y permiten fotografiar con más discreción.

El coste de estos viajes depende del destino, pero siempre son más caros que los viajes convencionales, porque hay que cubrir el desplazamiento y los honorarios del fotógrafo profesional. En los que organizan las agencias norteamericanas especializadas, el precio se incrementa aún más porque también viaja un asistente del fotógrafo principal.

 

TArannÀ Organiza talleres y viajes con fotógrafos expertos. www.taranna.com

Tuareg Viatges Juan Carlos Casado, uno de los mejores astrofotógrafos, colabora con ellos. www.tuaregviatges.es

Artisal Sus fundadores son Artur Isal, profesor de Fotografía en el máster de Periodismo de Viajes de la Universitat Autònoma de Barcelona, y la antropóloga Ruth Esteller. www.artisal.com

Mareva Tours Viajes fotográficos a Cuba con Tino Soriano y Mario Rubio (fotógrafo nocturno). www.viajarcuba.org 

Nomad Expediciones Fotográficas La dirige un fotógrafo y viajero con solera: Harry Fish. www.nomadexpediciones.com

National Geographic Expeditions Viajes y talleres en diferentes lugares del mundo con los profesionales que trabajan para la revista. www.nationalgeographicexpeditions.com 

PhotoXpeditions Agencia de Miami que trabaja con los mejores fotógrafos del mundo. www.photoxpeditions.com/our-xperts 

 

Lo imprescindible

 

Una cámara que pueda funcionar de modo totalmente manual y que tenga un sensor de calidad y un buen rango dinámico de captura de imagen.

Una segunda cámara u otro cuerpo por si se avería la principal.

Polarizador, porque este filtro no lo puede simular un ordenador.

Tres objetivos intercambiables cubren todas las distancias focales: 17-28 mm para fotos en espacios reducidos; 24-105 mm, que cubre desde el retrato hasta un zoom de 4.3 aumentos, y un gran angular de 70-200 mm.

Un duplicador permite alargar las distancias focales y es más ligero que un objetivo muy grande.

Para paisajes y fotos nocturnas, un trípode robusto pero ligero.

Para fauna, objetivos intercambiables con distancia focal larga, de 200-400 o un 200 con duplicador.

Cable disparador para activar la cámara a distancia.

Flash externo.

Baterías de recambio y dos cargadores, uno de ellos universal.

Tarjetas de memoria con suficiente capacidad para trabajar en formato RAW.

Disco duro pequeño para descargar las imágenes.

Ordenador si se van a realizar sesiones de visionado durante el viaje.