Body, bañador o bikini

–Mira esa, cómo va.
–Abuelo, no seas viejo verde. Podía ser yo, tendrá mi edad.
–Criatura, no quise ser despreciativo. Era para que la vieses, cómo va vestida. ¿No os dais cuenta de que vais dando en la vista, de que llamáis la atención? 
–¿Lo dices por el top?
–Por eso, por cómo se llame. Va con la barriga al aire, enseña media teta y lleva el pantalón ceñido al culo. 
–Abuelo, por favor. Deja de decir guarradas. Eres machista a tope, le estás faltando al respeto a esa chica. 
–Pero si no me oye, te lo digo a ti. Para que te des cuenta de como os vestís, que tú también alguna vez sales por ahí...
–¡Pero te quieres callar! Eres un bocazas.

¿Nos podemos vestir como nos dé la gana en cualquier lugar y ocasión?

–Oye, niña, trátame con respeto que soy tu abuelo. Y no digo más que lo que veo, qué culpa tengo yo de que ahora os vistáis así. Yo no le falto al respeto, es ella quien no se lo tiene a sí misma.
–Pero que carca eres. ¿A ti te pareció justo cuando no dejaron embarcar en avión a una que iba vestida con un body, te acuerdas? La dejaron en tierra.
–Mujer, no tenían derecho a dejarla en tierra. Pero habría que ver cómo iba vestida.
–¿Pero no tenemos derecho a vestirnos como nos da la gana? Es nuestro cuerpo.

 

–Pero, sin faltar al respeto, los demás tenemos derecho a mirar. Es casi imposible que no lo hagamos. Porque mira la chica esa, ¿me vas a decir que no va llamando la atención? 
–Pues no, va como le gusta a ella, como se siente bien. Lo que pasa es que los hombres sois unos cerdos. 
–Como quieras, somos unos cerdos. Pero ella va dando en la vista... Y lo sabe. 
–Bueno, ¿y qué? Ese es el argumento exculpatorio para justificar a los violadores, “ella iba vestida de forma provocativa”. 
–Yo no pretendo eso, sólo constato lo que veo. Pero a lo mejor tienes tú razón. Aunque, ¿podemos vestirnos como nos dé la gana en cualquier lado y en cualquier ocasión? ¿Ya no hay formas de respeto a una situación? ¿Vas en pijama a un entierro y ya no se ofenden los deudos?
–Pero las normas cambiaron. Tenemos el derecho a ser libres. 
–Bueno, es lo que os dejan. El derecho a andar en pelota. Pero si pierdes el trabajo y no puedes pagar al banco descuida que te echarán a la calle. Sí que hay normas, no te equivoques.
–Eres un carca.