Ibiza Sound a tope

Hace unos días llegó la primavera, este lunes entraremos en abril y, de aquí a nada, llegarán las vacaciones de Semana Santa. En Ibiza los motores están ya en marcha para una nueva temporada de fiestas maratonianas, de esas que te dejan con resacas fenomenales, a consecuencia del alcohol y lo que surja, que siempre acaba surgiendo.

Para las resacas, nada de caldos, bloody Mary o plátanos: chutes intravenosos


Este año cuentan con una novedad. Una empresa americana dedicada a tratamientos médicos a domicilio ha decidido plantarse también en Europa y, para ello, ha escogido dos lugares muy oportunos: Londres e Ibiza. Es The IV Doc (que podría traducirse como El Doctor de Terapias Intravenosas) y ofrece curas para situaciones mortificantes como el jet lag y la resaca. Su singularidad es que no es necesario ir a ningún hospital. Ellos mismos se desplazan allí donde estés, “de forma rápida y discreta”, explican en su web: “Cuando estás enfermo, deshidratado o simplemente exhausto, lo último que quieres es ir hasta un consultorio y soportar largas esperas. Nosotros vamos hacia ti”. Disponen de profesionales experimentados (médicos, enfermeros titulados y practicantes) que te aplicarán la terapia intravenosa que necesites. Basta programar tu visita desde su web y en un periquete irán a rescatarte, estés en tu casa, en la oficina o en una habitación de hotel.

Me emociona el término que utilizan como eufemismo de resaca: “post alcoholic trauma syndrome”. (La web sólo está en inglés, evidentemente. En Ibiza, ¿quién necesita otro idioma?) Niegan que para reponerse baste beber agua y tomar suplementos, y afirman que la ruta intravenosa es la mejor para que tu cuerpo recupere los electrólitos y las vitaminas que ha perdido con la cogorza, obtenga una hidratación óptima y su sistema inmunológico se refuerce. Sus efectos, aseguran, se notan inmediatamente.

Toda la vida intentando buscar el remedio ideal para las resacas (caldo, un buen Bloody Mary, plátanos o huevos fritos con panceta) y resulta que la solución es tan simple como esa. De la amplia oferta de The IV Doc, el tratamiento estrella es el Ibiza Great Again y cuesta 450 euros, una cifra respetable pero que infinidad de veces hubiera pagado con gusto por quitarme de inmediato el tocho que te queda en la cabeza cuando la noche anterior has bebido demasiado. Ahora que –a la fuerza ahorcan– vivo en una sobriedad tan aburrida como angelical ya no lo necesito. Una vez más, a buenas horas mangas verdes.