Maleducados

–Me acordé de ti hace unos días que fui de viaje…
–¿Por qué? ¿Adónde fuiste?
–A Portugal con mi mujer y unos amigos. Aquello que me dijiste un día de que te daba vergüenza ser español en Portugal. Pues en un restaurante vi una escena de esas, una mesa de españoles, que te entran ganas de ir allí y llamarles maleducados. Tal como me contabas tú, gritando, llamando la atención y burlándose de las palabras portuguesas que no entendían. Como si por eso estuviesen mal. Con prepotencia.

Decían que éramos una democracia de primera, que europa nos envidiaba... demagogia

–Ya me lo sé, en el fondo es pura ignorancia, creen que por el hecho de tener un carnet que dice España son más que los que tienen el que dice Portugal. Desconocen la cultura, la lengua y la historia portuguesas, ignoran que fue el primer imperio transoceánico, algo que sí saben en el mundo anglosajón. Pero eso no tiene remedio.
–¿La ignorancia? Eso se cura en la escuela.
–Olvídate. Esa ignorancia supina es parte de una cultura nacional cerrada e imbuida de una agresividad y un orgullo absurdo. Nadie les dirá lo que son: ignorantes y maleducados.
–Después de tantos años de democracia y de escuela pública…
–Su escuela fue la demagogia, los gobernantes no pararon de repetir cada década que teníamos la generación mejor preparada, que éramos los más modernos, que éramos una democracia de primera, que Europa y el mundo nos envidiaba, que todos querían ser como nosotros... demagogia. Y se lo creen.
–Es cierto que tenemos una generación hoy muy preparada.
–Que se marcha fuera a buscar trabajo, como sus abuelos. La crisis, ya sé. Pero eso no tiene nada que ver con la buena educación y el respeto.
–Esperemos que poco a poco vayamos mejorando. Aunque con las televisiones que ve la gente no sé...
–Habría que cerrarlas.
–Hombre, no se puede cerrar así como así.
–Ya, ni llamar maleducado a un país maleducado e inculto.  ¿Había niños en esa mesa?
–Sí, un par de chavales.
–¿Y qué crees que aprendieron ese día? Que lo bueno es ser ignorante y despreciar la cultura de otros países que consideras inferiores sólo porque desconoces su lengua. Y que hay que ser maleducado como sus padres.
–¿No te pasas?
–¿Porque les digo maleducados?